Un centenar de profesionales sanitarios participan en un simulacro de atención a un paciente con virus Marburgo

  • Participaron efectivos de Salud Pública, Atención Primaria de Gran Canaria, del Servicio de Urgencias Canario y de los hospitales universitarios Insular de Gran Canaria y Dr. Negrín 
  • El simulacro se desarrolló entre el centro de salud de Miller Bajo y el Edificio de Enfermedades Emergentes del Juan Carlos I donde ingresó un cooperante recién llegado a las islas con sospecha de virus de Marburgo, tras la exploración realizada por su médico de familia
  • El simulacro contempla todos los pasos a seguir ante un posible caso positivo de este virus, tanto en la utilización de equipos de protección individual (EPIs) para evitar la transmisión como activar a la Dirección General de Salud Pública, al SUC y al Hospital de referencia para el traslado e ingreso del paciente afectado en condiciones de seguridad clínica

La Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias ha realizado hoy un simulacro de atención a una persona sospechosa de infección por virus Marburgo en el que han participado un centenar de profesionales que han recibido previamente la formación necesaria para su desarrollo. En este ejercicio, impulsado por la Gerencia de Atención Primaria de Gran Canaria y la Dirección General de Salud Pública, intervinieron también profesionales del Servicio de Urgencias Canario y de los hospitales universitarios de Insular de Gran Canaria y Dr. Negrín.

El objetivo del simulacro es poner en práctica los protocolos específicos desarrollados y actualizados por la Dirección General de Salud Pública y el Ministerio de Sanidad para dar respuesta ante la posible presencia de caso de infección por virus Marburgo, tomando de manera inmediata las medidas de control adecuadas y evitar, así, la aparición de casos secundarios.

El ejercicio comenzó en el Centro de Salud de Miller Bajo a donde se dirigió el supuesto caso sospechoso del virus de Marburgo, un cooperante recién llegado a Gran Canaria desde Guinea Ecuatorial y que sufre fiebres altas. Tras la exploración y valoración por su médico de familia se activó el protocolo de sospecha de virus de Marburgo notificándolo de forma inmediata a la Dirección General de Salud Pública. 

Al mismo tiempo, una vez el médico activa la señal de emergencia por sospecha de Marburgo, se tomaron las medidas básicas de protección de los profesionales, mediante el uso de equipos de protección individual (EPI) y de los contenedores específicos para el desecho de los mismos. Seguidamente, y una vez el paciente abandonó el Centro de Salud de Miller Bajo, se procedió a la limpieza y desinfección de las instalaciones por las que transitó y se desecharon los materiales de protección utilizados durante la intervención con el paciente.

Una vez la Dirección General de Salud Pública recibe la notificación de caso en investigación por posible infección por virus de Marburgo, este departamento toma el mando y la coordinación de los diferentes dispositivos implicados en este tipo de intervenciones: Servicio de Urgencias Canario (SUC) y servicios de Atención Hospitalaria, en este caso a la Dirección del Hospital Dr. Negrín, del que depende el Hospital Juan Carlos I. El Edificio de Enfermedades Emergentes, anexo al Hospital Juan Carlos I, es el recurso específico para la atención a pacientes diagnosticados de este tipo de enfermedades infecciosas.

Evacuación al Edificio de Enfermedades Emergentes

Los profesionales del SUC se encargaron de la evacuación del paciente y su traslado hasta el edificio de enfermedades emergentes anexo al Hospital Juan Carlos I, donde ingresó y fue atendido siguiendo los protocolos para este tipo de casos.

Además, se confeccionó una lista de pacientes y profesionales presentes en el Centro de Salud, así como a los contactos estrechos del paciente, a quienes se realizaría un seguimiento para vigilar el posible desarrollo de síntomas compatibles con virus Marburgo, tal como recoge el protocolo de atención a esta enfermedad emergente.

Virus Marburgo

El virus de Marburgo es de particular importancia para la salud pública dada su capacidad de propagación, su potencial para producir enfermedad grave y la dificultad para su reconocimiento y tratamiento. Puede producir un síndrome de fiebre aguda caracterizado por temperatura elevada, afectación multisistémica, dolores musculares, hemorragias que, con frecuencia, presenta mal pronóstico.

La Dirección General de Salud Pública aclara que el vínculo epidemiológico de estancia reciente en determinadas áreas de países con brotes activos de Marburg (Guinea Ecuatorial y Tanzania) es un factor clave de sospecha a tener en cuenta en los estudios que se realicen al paciente.

El incremento de la frecuencia y rapidez de viajes internacionales y el transporte de mercancías y animales lleva aparejado un aumento del riesgo de importación de patógenos desde áreas endémicas a áreas libres de ellos. De ahí la importancia de mantener activos los protocolos de vigilancia y actuación y realizar simulacros de atención sanitaria ante un caso sospechoso de infección por virus Marburgo.


Desde su detección en 1967 se han sucedido diversos brotes esporádicos en África, con alrededor de 600 casos en diferentes brotes en Uganda, República Democrática del Congo y Angola. En 2023 se han descrito por primera vez brotes en Guinea Ecuatorial y en Tanzania.

Cómo se transmite

La transmisión entre personas ocurre por contacto directo de la piel lesionada o las mucosas con sangre, secreciones, órganos u otros líquidos corporales de personas infectadas, así como con superficies y materiales contaminados con dichos líquidos, como ropa personal o de cama.

Protocolo

La Dirección General de Salud Pública ha elaborado un protocolo de atención al virus de Marburgo que ha contado con la participación del Servicio de Urgencias Canario y con las gerencias de Atención Primaria y las de los dos hopitales públicos de Gran Canaria con las cuales se ha coordinado el protocolo y simulacro ante la posible llegada a las islas de un caso de virus de Marburgo, tal como se ha hecho con el virus del Ébola. Para ello, se ha llevado a cabo la formación de todos los efectivos participantes y de las dotaciones sanitarias del recurso sanitarizado del SUC destinado a la atención y traslado de los afectados con esta patología.

La formación ha incidido en las medidas de autoprotección, tanto teóricas como con demostraciones prácticas, del personal sanitario y técnicos en Emergencias Sanitarias para extremar al máximo las precauciones y evitar contagios. Además, el SUC ha elaborado el procedimiento de actuación interno que se pondrá en marcha ante la comunicación por parte de Salud Pública de un posible caso de Marburgo y velar porque, tanto en origen como en destino, se cumplan las medidas de protección de los profesionales.

Al igual que en casos similares anteriores, cuando se detecte un caso en el que se sospeche de virus Ébola o Marburgo, la Unidad de Vigilancia Epidemiológica de Canarias lo comunicará de forma urgente al Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Salud y Servicios Sociales e Igualdad y al Centro Nacional de Epidemiología. El CCAES valorará junto a la Consejería de Sanidad, las medidas a tomar y si fuera necesario su notificación al Sistema de Atención y Respuesta Rápida de la Unión Europea y a la OMS de acuerdo con el Reglamento Sanitario Internacional.

Además, en caso de confirmarse algún caso, se hará seguimiento de los contactos estrechos.

Te puede interesar

Curbelo valora la unidad de acción de Gobierno y cabildos para afrontar los desafíos de la Canarias de futuro 

El presidente del Cabildo de La Gomera sostiene que las corporaciones insulares tienen un papel …

El ICHH  habilita la próxima semana puntos de donación móviles y fijos en todas las islas

●  Es importante donar sangre cuando llegan períodos estacionales y nunca olvidarnos de donar dos veces …