Lanzar petardos dice de ti que tienes muy poca consideración por los demás, animales y personas

Esta noche es Nochevieja y mañana Año Nuevo, punto culmen en el lanzamiento de petardos de todo tamaño, salvando las Fallas. Desde auténticas bombas que te dejan con el corazón palpitando si te pillan cerca hasta esas pequeñas bombetas que muchos creen que es imposible que molesten y entregan a los niños (que por cierto, tendrían que tener al menos doce años para usarlas), pese a que sí que pueden desencadenar episodios de pánico en animales y personas.

Afectan a los animales domésticos, nuestros perros y gatos, pero también la fauna silvestre de las ciudades. Y a ancianos, a aquellos con sensibilidades auditivas especiales, enfermos, con autismo… pero también personas sin problemáticas especiales. Lanzar petardos dice de aquel que lo hace, que tiene muy poca consideración por los demás, animales y personas.

Algo cada vez más frecuente en las ciudades italianas, dado el descontrol en el que había derivado, con demasiados heridos e incluso gente aprovechando para disparar armas de fuego, es que por ejemplo en Roma se ha prohibido. También en España hay ciudades que han optado por prohibirlos. Recuerdo por ejemplo el caso de Córdoba; también Valladolid, Málaga o Cádiz.

Incluso Madrid podría considerarse así si tenemos en cuenta que la norma impide “cualquier acto que pueda molestar a los transeúntes” y que su venta está prohibida en toda la ciudad. Y no son pocos los ayuntamientos que, sin prohibirlos, desaconsejan su uso a sus vecino y les recuerdan normativa y sanciones. Lo cierto es que la gran mayoría de las administraciones públicas ven los petardos como fuente de problemas y preferirían que no se empleasen.

Años llevamos cada vez más personas de diferentes ámbitos, no solo la protección animal, clamando en contra de su uso. Y me da la impresión, totalmente personal y subjetiva, de que efectivamente  su uso va a menos. Tal vez eso sea lo que quiero creer por mi optimismo intríseco.

El lanzamiento de petardos debería, en todo caso, realizarse en entornos concretos y alejados de las ciudades, en los que los apasionados del ruido puedan divertirse a sus anchas junto a otros como ellos. Por el mismo motivo que las carreras de coches y motos están circunscritas a circuitos y eventos como las corridas de toros se hacen en plazas cerradas.

Mientras no esté prohibido, sí que está en nuestra mano exigir civismo en aquellos que se quieren divertir haciendo ruido. Deben respetar los horarios y las zonas establecidas (viene bien que conozcamos la normativa de nuestra ciudad) y tener en cuenta los animales y gentes que les rodean cuando van a lanzar petardos.

Hay demasiado gañán que se lo pasa bien asustando al prójimo con petardos, esperando a lanzarlos por sorpresa para reírse del sobresalto ajeno. No tiene ninguna gracia y puede incluso ser peligroso.

Y por último, algunos consejos para perros y gatos temerosos de los petardos:

  • Procura no dejarle solo, además de sufrir el estrés de la noche ruidosa sentirá que no tiene referentes afectivos cerca donde refugiarse.
  • Si es un perro, llévalo bien sujeto por su correa en todo momento.
  • Mantén la calma y trata de transmitirle esa misma sensación.
  • No te pases con los mimos para consolarlo porque puedes reforzar justo el comportamiento que buscas evitar.
  • Cierra puertas y ventanas para que entre el menor ruido posible en casa. También puedes poner la televisión o música que lo contrarreste.
  • Crea un refugio para él o respeta el rincón de seguridad que haya elegido.
  • Jugar con el animal puede ayudar, depende de cada individuo.

Melisa Tuya/20 minutos.es

About Gomeratoday

Gomeratoday

Te puede interesar

El “Eventazo Feminista” y la conferencia de Cristina Almeida centran el programa del 8M en La Gomera

El Cabildo de La Gomera promueve la igualdad de género con varias jornadas de sensibilización …

Sanidad activa el protocolo por coronavirus tras un primer positivo en un ciudadano italiano

El Gobierno de Canarias mantiene abierta la línea de información telefónica​ La Consejería de Sanidad …

Translate »