Porque todo es política (por María José Belda)

De política va la cosa en esta tierra rodeada de océano y geográficamente africana, y de política va el sentirnos tan europeas y desconocer la realidad que tenemos tan cercana.

Somos acogedoras de muchas personas de fuera, personas que llegan buscando un mundo soñado a las que llamamos ‘sin papeles’ o inmigrantes y personas que vienen a gastar dinero -o eso nos dicen del turismo del que se supone que vivimos-.

Y todo va de política pues desde que abrimos un medio de comunicación nos encontramos con aquello que se quiere que se piense como noticia. Por ejemplo, no tenemos donde acoger a 300 o 400 personas que han llegado en una situación desesperada y se encuentran en el mayor de los desamparos, pero, sí tenemos camas para 15.000.000 de turistas que pasan anualmente por Canarias y además lo celebramos aunque no estén creando un empleo de calidad en nuestra tierra ni dejando prosperidad.

Por otro lado, se crea un alarmismo social con la situación de aquellas persona que llegan del continente africano, como si se tratase del enemigo, y nadie le cuenta a la ciudadanía que ve a diario la televisión y lee los periódicos, que estas personas vienen de países donde la materia prima nos permite vivir al resto, países a los que Occidente lleva expoliando sus riquezas durante siglos. Los hemos tratado como a esclavos, les hemos robado el petróleo, el algodón, el oro, los diamantes, el coltán, el pescado de sus costas, los fosfatos, las arenas de sus desiertos y aún así nos hacen creer que les hacemos un favor cuando los y las acogemos.

Tal vez desde los partidos que han gobernado en Canarias no ha interesado que se sepa la verdad, que se conozca que estamos en deuda con estas personas que son las Herederas de la materia prima del continente africano, de la que vivimos y queremos seguir viviendo. En la política se tiene que apostar por educar, informar de la realidad y dejar de manipular la información con el único objetivo de seguir teniendo una población de  autómatas que garanticen votos a las mismas personas que están viviendo holgadamente sin hacer nada por mejorar la calidad de vida de las otras.

Y de política sigue yendo la cosa cuando creemos que si no gana el mismo partido nos quedamos sin trabajo las profesionales que dependemos de subvenciones institucionales para la continuidad de  nuestros proyectos, porque el miedo también se usa en política y nadie nos dice que los proyectos que son necesarios siempre continuarán, y que con políticas de izquierda favorecerán las condiciones de trabajo de sus profesionales, eso nadie nos los cuenta porque el miedo da votos. El miedo a que me invadan, a que me dejen sin los ingresos que tengo, a que todo vaya peor; y mientras, mantenemos a nuestro Amos engordando sus fortunas y sus propiedades, garantizando un futuro de bienestar para esta vida y unas cuantas generaciones que les vienen detrás.

Continuando en la misma línea me gustaría nombrar un conflicto tan que aunque cercano a la población canaria, no se conoce como debiera, y es el del pueblo saharaui que lleva 43 años sufriendo la constante violación de sus derechos fundamentales. Todas sabemos de estos grupos que de vez en cuando vemos reivindicando el  “Sahara Libre” y que traen niñas y niños en verano, y sin embargo esta historia no se estudia en los colegios canarios. “Tan cerca y tan lejos”,  porque ¿cómo es posible que desde nuestras políticas no se eduque en la historia tan cercana? Obviamente, no interesa que se conozca pues da mucho más dinero seguir haciendo negocios con Marruecos, mientras 190.000 personas viven en unos campos de refugiados y otras tantas siguen sufriendo la represión a día de hoy en su tierra robada, el Sahara Occidental. Y por si no creen que va de políticas, sepamos que este año 2018 donde el presupuesto de Cabildo de Tenerife ha sido el más alto en la historia, sólo se ha dado 22.000 euros para proyectos en los campos de refugiados de Tinduf.

Hablar de esta situación es hablar de la represión en los territorios ocupados donde no se permite entrar a los medios de comunicación, ni a las delegaciones internaciones, no interesa que se visibilice lo que allí sucede. Recordemos que  España sigue siendo la potencia administradora oficial del Sahara Occidental, según las Naciones Unidas, por lo tanto nuestro país se convierte en consentidor y cómplice del saqueo de recursos y las violentas represiones.

Y de política hablamos cuando proponemos que las Isla sean un territorio de Paz y solidaridad, un territorio que sirva de mediación internacional entre los dos estados vecinos: el reino de Marruecos  y la República Saharaui.

Y como decimos que de política va la cosa, las que tenemos vocación e ilusión por generar cambios que beneficien a la mayoría nos tenemos que mojar, y seguir luchando para generar otro sistema político horizontal, feminista, acorde a las realidades del siglo en el que vivimos.

María José Belda Díaz, candidata de ‘Todas, a ganar 2019 al Cabildo de Tenerife’                                                                         Rafael Medina Santos, activista por los DDHH

Te puede interesar

«Todos los caminos conducen al Carmen» por Emiliano Coello

Siete años de espera concluyen mañana sábado. La pandemia se llevó por delante la celebración, …

«Los meses que vienen» por Casimiro Curbelo

Los meses que vienen Casimiro Curbelo Presidente del Cabildo de La Gomera y portavoz de …

Translate »