La patrona gomera, tal y como ha informado este domingo la presidenta de la Cofradía en el propio Santuario de Puntallana, permanecerá sin culto público aproximadamente dos semanas debido a un proceso de limpieza y consolidación de la policromía de la Sagrada Imagen.

De este  modo, la gomerita de Puntallana estará debidamente preparada para su lustral Bajada que se inicia de ocho de octubre.