Embarcaderos y atraques de La Gomera: De la necesidad al disfrute

muelle de Puntallana 1GOMERATODAY.– A pesar de que la isla de La Gomera cuenta con infraestructura portuaria en San Sebastián desde diciembre de 1957, fecha en la que estuvo totalmente terminada la obra, la isla dispuso mucho antes de la extinción del señorío, con una buena cantidad de emplazamientos de pequeños muelles y desembarcaderos dispersos a lo largo de lo escarpado de su litoral.

Hoy día, aún, pescadores y propietarios de barcos de recreo se sirven de estas construcciones para el embarque, desembarque o amarre de sus embarcaciones en cada uno de los rincones estratégicamente dispuestos  por toda la geografía marítima insular. No son pocas las incursiones estos meses de verano a playas y caletas de barquitos con familiares y amigos que se sirven de estos pequeños salientes entre agrestes acantilados que no dejan opción fácil a las maniobras de aproximación a tierra.

Lo cierto es que la historia de estas pequeñas construcciones, según argumenta la historiadora Gloria Díaz en su libro ‘Pescantes de La Gomera’, comienza alrededor de 1811 con la derogación del decreto del régimen señorial, cuando los diferentes pueblos de la isla comenzaron a reivindicar su derecho a poder efectuar las operaciones de carga y descarga de sus excedentes y de los productos importados, en sus propias caletas y surgideros, sin la obligatoriedad de hacerlo a través del Puerto natural de San Sebastián, donde el señor de la isla, el Conde de La Gomera (desde el siglo XV), gravaba y controlaba las importaciones y exportaciones a través de sus quintadores en la aduana condal situada en lo que en la actualidad es la casa del pozo de la Aguada.

El hecho de que no se realizara en La Gomera ninguna obra de carácter público durante el siglo XIX, unido a la necesidad de dar salida a productos que se generaban en la isla propició que en muchos casos los particulares tuvieran que llevarlas a cabo con sus propios recursos. La instalación de nuevas factorías de salazón y conservas de pescado en zonas abiertas al mar como la Rajita o la Cantera, o bien de explotaciones de cultivo como El Cabrito, Iguala y Arguamul, necesitaron de este punto de apoyo para las embarcaciones.

pescante hermigua 3Sería esta necesidad comercial de salida al mar y la dificultad de las comunicaciones por tierra la causa principal de sus diferentes emplazamientos a lo largo del perímetro costero de la isla, construyéndose otros de singular importancia como el del Peñón o el de Lorenzo en la costa de Hermigua , pionero en la exportación de plátanos y tomates, si bien hoy solo se pueden contemplar los restos de la modesta construcción del primero, víctima de la violencia del mar en esa zona. Mientras el segundo llegó a contar con unos almacenes y un camino que lo unían al casco urbano, pero el trayecto resultaba penoso y  no daba garantías a la salida de los frutos, por lo que fue ganado fuerza la idea del primer pescante, aún así se siguió utilizando para exportar el carbón que se hacía en Enchereda y el Palmar.

muelle tagulucheEn Vallehermoso también existe en el extremo norte de la playa un desembarcadero natural llamado ‘El Guindaste’, un saliente de la roca, que alternaba sus funciones con el ‘Palillo’ según las condiciones del mar estuvieran mejor en un lugar que en el otro. También el de Arguamul en la punta de las Salinas, lugar por el que se sacaba el tomate para volver a reembarcarlo en el pescante de Vallehermoso rumbo a Santa Cruz de Tenerife, o el muelle de Alojera enclavado en la ‘baja de la Rosa’ fabricado ante la necesidad de solucionar las pérdidas que se producían al no poder acercarse los barcos de carga al muelle, el problemas se solucionaría con un trasportador que conduciría la fruta directamente desde tierra hasta las lanchas.

Taguluche también contaba con desembarcadero, pues los barcos recalaban en este lugar para hacer la aguada en unos minos cercanos que se encontraban en una cueva.

muelle el cabritoPero dos terceras partes de estas pequeñas construcciones en los bajíos se encontraban, o mejor dicho se encuentran, en la parte sur de la isla, donde aún hoy podemos utilizar los ya referidos de El Cabrito desde donde se exportaban además diferentes frutas, hortalizas y cereales, siendo la producción de excelente calidad debido a las buenas condiciones del suelo y la abundancia de agua. Sus primeras gestiones de construcción se remontan a 1934, si bien con la llegada de la guerra civil retrasaría la obra hasta 1960 en dos etapas, primero con los pilares del camino sobre la baja y luego el muelle en si, obra que hoy es muy utilizada por las embarcaciones  del hotel de la empresa LiliGomera , quien comprara los terrenos de las fincas a la familia de la viuda Darias en los años 80 cuando aún algunos de sus propietarios formaban parte de una comuna, hoy desaparecida.

El muelle de Tapahuga también sirvió durante mucho tiempo como lugar de trasiego de mercancía con destino o salida de la comarca de Playa de Santiago y Alajeró, incluyendo las conservas de pescado de la factoría de Santa Rosalía,al igual que haría el de la playa de la Cantera  con las de Novaro Parodi, si bien para el embarque de sus vecinos se utilizaba, por lo general, el desembarcadero de Antongil construido en los años 30 en la Berruguita, actual muelle de Playa de Santiago. También el pequeño embarcadero de Eresito construido por el mismo promotor que el de el Peñón en Hermigua sirvió para sacar los cereales y los tomates cultivados en la lomada de los Almácigos a través de un camino de tierra que lo conectaba.

muelle de la rajitaPor su importancia es de especial relevancia el de La Rajita, explotado e ideado por la sociedad LLoret y LLinares S.L, para al igual que otros muchos, poder sacar la mercancía de las zonas comprendidas por Chipude, la Dama y Arguayoda , lugares eminentemente agrícolas, además de la industria conservera establecida en la misma playa y que necesitaba de un punto de atraque no solo para trasladar su venta, sino también para recibir a los barcos que le llevaban el pescado que más tarde sería tratado en sus fábricas. Aún así, y después de llevar a cabo muchas gestiones con el Cabildo Insular no será hasta 1954-55 cuando se pueda contar con este muelle costeado finalmente por la propia empresa.

Iguala, cerca de Valle Gran Rey también contó con su embarcadero, construido por el dueño de estas tierras, Nazario González, quien acondicionó el lugar hasta convertirlo en productivo, trayendo incluso el agua a través de un canal desde el barranco de Catarara, más tarde otros propietarios construirían el pozo en el Verodal, creando las condiciones necesarias para lograr tener incluso un taller de empaquetado en sus alrededores.

Nuestros dos últimos lugares de embarque tuvieron otras necesidades en su edificación, se trata del desaparecido embarcadero de la Cueva del Conde y el del ’Cangrejito’ en Puntallana, ambos en San Sebastián. El primero  considerado como el germen  de lo que más tarde sería el puerto de la Gomera, si bien su localización es diferente, aquel se encontraba en lo que hoy es la plataforma por la que se accede hasta la antorcha de la playa de la Cueva tras las instalaciones portuarias. Por su parte  el del ´Cangrejito tiene su razón de ser en el embarque y desembarque de los peregrinos que acuden hasta el santuario de la virgen de Guadalupe los días de celebraciones religiosas, así como´para llevar materiales de arreglo de la ermita o necesidades de la fiesta a lo largo de los años. Su construcción se data sobre 1935 aunque a lo largo de su historia ha sufrido arreglos y reformados por el continuo embate del mar.

About Gomeratoday

Gomeratoday

Te puede interesar

Ventura del Carmen (PSC-PSOE) “Curbelo llega tarde y mal a la petición de una ruta directa con Gran Canaria”

Ventura del Carmen lamenta la negativa de ASG a su petición al Gobierno canario y …

El PSOE pregunta por la implementación del bono residente de transporte canario en La Gomera

El bono residente canario es una medida, que tiene como objetivo abaratar el billete insular …

Deja un comentario

Translate »