¿De dónde proceden los pobladores de la Gomera? Pervivencias y linajes en la población actual de Canarias

El ADNmt y la población de La Gomera

Un trabajo desarrollado hace algunos años por el Departamento de Genética de la Universidad de La Laguna, ha puesto de manifiesto diferentes influencias en las poblaciones humanas actuales del Archipiélago, además de la existencia de linajes aborígenes en ellas.

En este trabajo se ha usado como marcador genético la secuencia de la Región Hipervariable I (RHVI) del ADN mitocondrial (ADNmt), esta es una herramienta útil para este tipo de trabajos, ya que el ADNmt presenta una serie de características que lo hacen ideal para este cometido; como es el heredarse únicamente por vía materna, sin sufrir a lo largo del tiempo mezclas o recombinaciones, por lo que es sumamente sencillo identificar linajes.

Por la gran cantidad de trabajos genéticos realizados con estas técnicas, en diversas partes del mundo, hoy es posible contar con datos de muchas poblaciones en diferentes áreas geográficas, lo que permite adscribir algunas de estas secuencias a áreas geográficas concretas. Por otra parte, la porción de ADNmt estudiada en estos trabajos, es la más variable del genoma mitocondrial humano, esto se traduce en que como media, esta sufre un cambio en su secuencia cada 20.000 años, lo que puede ser usado como un reloj molecular para estimar las épocas en que se produjeron determinadas migraciones, colonizaciones o expansiones de las poblaciones humanas.

Para la realización de este estudio se ha contado con dos tipos de muestras: sangre en el caso de las poblaciones actuales, y dientes para las poblaciones aborígenes del Archipiélago. Se han analizado poblaciones actuales de saharauis occidentales, marroquíes, bereberes de Marruecos, mauritanos y diferentes etnias de Senegal siendo los Wolof y los Serer los más numerosos. En el caso de Canarias se han empleado muestras de sangre de todas las islas. Los donantes africanos se seleccionaron en base a su filiación lingüística. Las muestras del Archipiélago preguntando sobre sus antepasados por vía materna, a donantes anónimos no emparentados de las siete islas principales, eligiéndose únicamente aquellos que presentaban, al menos, dos generaciones procedentes del lugar de muestreo. Como fuente de ADN de la población aborigen se usaron dientes procedentes de Tenerife, La Gomera y La Palma. Estos materiales son usados como fuente de ADN antiguo, por ofrecer unas especiales condiciones de preservación a los tejidos que albergan en su interior.

“En el conjunto de linajes mitocondriales de la población autóctona de Canarias es posible identificar tres componentes principales: subsahariano, eurasiático y norteafricano:

– Los linajes subsaharianos muy probablemente, tienen su origen en el tráfico de esclavos de raza negra, traídos al Archipiélago por tratantes portugueses, a partir del Siglo XVI, desde sus colonias a lo largo de la costa africana. Estos jugaron un papel crucial en el desarrollo de ciertas actividades comerciales, como el cultivo y posterior procesado de la caña de azúcar y sus derivados.

– Las secuencias eurasiáticas, presentes en Canarias, pueden tener diferentes orígenes: pueden haber llegado con los colonos procedentes de la Península Ibérica (portugueses, gallegos, andaluces, castellanos, etc.) o con pobladores procedentes del norte de África, ya que estos linajes se distribuyen también en esta región.

– Los linajes norteafricanos, pueden haber llegado de dos formas diferentes al Archipiélago; con los esclavos, que en los primeros momentos de la colonización procedían de las costas de Berbería, o con los primeros pobladores del archipiélago.

Existen varias razones para afirmar que parte de estos linajes provienen directamente de los aborígenes canarios. Algunas de estas secuencias, de origen norteafricano y presentes en la población actual del Archipiélago, se han obtenido a partir de extracciones de ADN realizadas sobre dientes aborígenes, demostrándose la existencia de estos linajes entre los primeros pobladores del Archipiélago.

Por otra parte, la distribución en las islas de un grupo de estas secuencias, denominadas “U6”, apunta hacia una llegada con los aborígenes al Archipiélago, al mismo tiempo que nos da una idea de cómo se pudieron producir, al menos en parte, las primeras oleadas de población humana en Canarias. Se observa claramente una disminución tanto en el número como en la diversidad de estos linajes, a medida que nos desplazamos de las islas orientales a las occidentales, mostrando que los primeros pobladores que llevaban estas secuencias, llegaron a Lanzarote y Fuerteventura, y de aquí partieron al resto del archipiélago, pasando de una isla a otra, posiblemente la más cercana.

A nivel de ADNmt la isla de La Gomera es la que mayor proporción de linajes norteafricanos (36%) y subsaharianos (12%) presenta. Todo indica que las secuencias norteafricanas detectadas en esta isla son una herencia directa de los primeros pobladores de La Gomera, ya que estas pertenecen al grupo “U6” y además coinciden con las secuencias, de este grupo, encontradas en la población de Tenerife, lo que muestra una fuerte relación a nivel genético entre los aborígenes de ambas islas.

Esta relación fue puesta ya de manifiesto mediante estudios de antropología física realizados sobre los restos óseos aborígenes y otros trabajos de arqueología. Las secuencias subsaharianas detectadas en La Gomera, pueden tener su origen en el tráfico de esclavos negros como ya se ha mencionado, pero no podemos descartar que provengan directamente de la población aborigen de la isla, ya que algunas secuencias subsaharianas están presentes en poblaciones norteafricanas, tales como bereberes de Argelia, Marroquíes o Saharauis.

Estos datos de La Gomera llaman la atención si los comparamos con los del conjunto del Archipiélago, donde las secuencias norteafricanas representan un 14% y las subsaharianas un 5%. El alto porcentaje de linajes norteafricanos en la isla se puede explicar, ya que una alta proporción de población aborigen logró sobrevivir tras la conquista (por lo menos mujeres), formando hoy día sus secuencias, en una alta proporción, parte del conjunto de linajes de ADNmt presentes en la población de La Gomera.

La variación del ADNmt y el reloj molecular

Las mutaciones detectadas en el ADNmt pueden ser utilizadas como un indicador temporal, ya que esta variación ha necesitado de un tiempo determinado para producirse. Este se puede calcular mediante un sencillo método matemático. La variación detectada en las secuencias “U6” de Canarias, ha requerido aproximadamente de unos 7000 años para su acumulación. Esta fecha coincide con el comienzo de un periodo húmedo en el noroeste africano, en la franja de terreno situada frente al archipiélago canario, lo que concuerda con el comienzo del Neolítico en esta región. Esto sugiere que a esta zona llegaron, al menos en parte, los antepasados de los primeros pobladores de Canarias. Desde aquí, de acuerdo con datos arqueológicos, hace unos 2500 años estas gentes pasarían a las islas más próximas al continente africano, dispersándose posteriormente al resto del Archipiélago.

Juan Carlos Rando Ldo. en Biología

ESEKEN , Edición impresa, Nº 10, pag. 16-17

About Gomeratoday

Te puede interesar

ASG urge a intensificar los recursos para mejorar la atención en salud mental infanto-juvenil en Canarias

Melodie Mendoza pide un mayor esfuerzo para que la red de salud mental tenga un …

El Cabildo y Funcasor avanzan en la elaboración del censo de personas con sordera en la isla

La Institución insular y la Fundación Canaria para las Personas con Sordera desarrollan desde abril …

Translate »