¿De dónde vienen palabras como Guadá, Oroja o el Langrero en La Gomera?

Recuperamos un artículo escrito ya hace algunos años (2000) , y que consideramos interesante por lo que aporta de luz a la toponimia de algunas palabras que a día de hoy se utilizan en La Gomera, sin quizás saber su procedencia con total exactitud. El análisis realizado por Gustavo Dorta intentaba indagar y poder llegar a una explición del por qué de esos nombres de la siguiente manera.

Los estudios de la lengua guanche, a pesar del esfuerzo realizado por diferentes investigadores, se encuentran todavía muy poco desarrollados y existen muchísimas incógnitas. Pero lo que es peor es que hay muy pocas personas en las Islas capacitadas para despejarlas, ya que en ninguna de las Universidades canarias se cuenta con departamentos y especialidades dispuestos para ello, por lo que para estudiar lingüística bereber hay que irse a Francia, cosa que no está al alcance de todos.

Con las cosas así, los que intentan indagar en el conocimiento de la lengua guanche suelen acudir a cuatro fuentes fundamentales.

En primer lugar, los lingüistas acuden a las palabras de origen guanche que se conservan en el español hablado en la Islas (gofio, pracan, pirguan, baifo…).

En segundo lugar, una segunda fuente de estudio de la lengua guanche son las palabras que recogieron los cronistas de la época (se incluyen aquí nombres propios, como Hautacuperche, Tanausú o Nauzet, y las frases puestas en boca de los canarios como el juramento tinerfeño «agoñe yacoron yñatzahaza chacoñamet» (‘juro por el hueso de aquel día en que te hiciste grande’). Estas palabras pueden estar acompañadas de hipótesis sobre su significado aportadas por los propios cronistas.

Una tercera fuente consistiría en el estudio de las inscripciones alfabéticas que existen en las Islas (El Julan en El Hierro, Tajodeque en La Palma, un trozo de madera encontrado en La Gomera expuesto en «El Guachinoche» del Eseken, Nº 2, etc…).

La cuarta fuente de estudio, hasta ahora la más importante, es la extensa toponimia guanche que pervive a lo largo de todas las Islas, es decir, todos aquellos nombres de lugares que existen en las Islas (Gomera, Chipude, Taguluche, Tegueste, Galdar, Tijarafe, Tindaya, Teguise, Tamaduste…).

Todas estas fuentes presentan enormes limitaciones. Por un lado, aún no se ha podido establecer la equivalencia entre las inscripciones alfabéticas canarias y sus sonidos correspondientes. Es decir, que podemos ver una piedra con una secuencia de letras como ésta, =+?, pero no sabemos qué sonidos representan. Lo que sí sabemos es que esas letras pertenecen a un alfabeto de tipo líbico-bereber).

Por otro lado, entre las limitaciones de las otras fuentes, la más importante es el fuerte proceso de españolización que muchas veces presentan esas palabras. Además, en la mayoría de ellas su significado es absolutamente desconocido.

Lo que los lingüistas suelen hacer con estas palabras es compararlas con las lenguas bereberes conocidas e intentar buscar parentescos entre ellas. Por ejemplo, en el caso del topónimo Arure, nombre de un conocido pueblo del municipio gomero de Valle Gran Rey, los lingüistas han llegado a la conclusión de que su significado podría estar relacionado con ‘lomo’ o ‘lomada’, ya que al compararla con las lenguas bereberes se ha encontrado la forma aruri con ese significado.

Pero el verdadero objeto de estas líneas es precisamente observar con detenimiento algunos de esos procesos recientes de españolización de topónimos en La Gomera. Antes que nada hay que aclarar que esa españolización de topónimos de origen guanche ha sido absolutamente natural a lo largo de los últimos quinientos años en Canarias. Algunos de los procesos recientes que veremos ahora todavía estamos a tiempo de evitarlos.

Uno de los más llamativos es el de Abalo (barranco entre la Villa y Puntallana). La primera referencia que se tiene de esta palabra es del siglo XVII, en la que el italiano Torriani la ortografía como avalo. Con posterioridad a éste siempre aparecerá ya como abalo. Algunos lingüistas creen que su origen está en la palabra balo, planta muy común en ese barranco. También existe en Gran Canaria un barranco llamado Balos. Esta palabra balo para algunos lingüistas es de origen guanche, aunque para otros no está tan claro.

Lo cierto es que últimamente podría existir un intento por cambiar la ortografía por la de Avalos, o aun peor, Ávalos.

Algo parecido ya ocurrió con la palabra Angrero (nombre de un lugar en el barranco de la Villa). Esta palabra está documentada así desde al menos el siglo pasado. Sobre su origen se ha relacionado con la palabra bereber ingêr, que quiere decir ‘barranco’. Algunos lingüistas no creen que su origen sea guanche. De un tiempo a esta parte, no se sabe bien por qué, ha comenzado a escribirse El Langrero.

Otro ejemplo lo tenemos en la palabra Guadá (lugar en Valle Gran Rey), escrita así al menos desde el siglo pasado. En la actualidad hay algunos que tienden a escribir agua da, a todas luces un disparate. En Canarias existen muchos nombres de lugar que incluyen el elemento guanche gua.

También en Valle Gran Rey tenemos el caso de La Merca o La Mérica, nunca La América. En la forma de La Mérica está documentada en 1639. En La Palma también existe un lugar llamado Mirca.

Existen otros topónimos con procesos similares. Oroja (lugar entre la Villa y Santiago) está documentada así desde el siglo XVIII. Es, por tanto, erróneo escribir La Roja. Acardece (lugar en Valle Gran Rey) está documentada así desde el siglo pasado, por lo que no debe escribirse Atardece. Tardé (lugar en el barranco de El Cedro) también se documenta desde el siglo pasado y no debe escribirse Tarde. Otros casos son Mazambique, Aguajilva…

En suma, la toponimia de origen guanche representa más del 80% del total de los materiales para el estudio de la lengua guanche, razón más que suficiente para intentar conservarla. Pero, sea cual sea el origen de la toponimia canaria, ésta debe conservarse tal y como la hemos heredado de nuestros antepasados.

Gustavo Dorta Dorta /ESEKEN, Edición impresa Nº 11, pag. 8

About Gomeratoday

Te puede interesar

El Consistorio capitalino aprueba de forma unánime la cesión del suelo municipal para la construcción del Consultorio de La Lomada

Un paso más en la consolidación del Consultorio Médico Periférico de La Lomada, el cual …

El Cabildo incorpora a una treintena de jóvenes desempleados a través de un programa de nuevas oportunidades

La Institución pone en marcha este programa con una inversión superior a los 873 mil …

Translate »