El Parador de la Gomera, inicios del turismo en la isla

GOMERATODAY.– A pesar de los tímidos intentos por promocionar la Gomera a finales de los años 20 con la Expo celebrada en Sevilla en 1929, en la que el presidente de la Mancomunidad pide al Cabildo se envíen productos de elaboración gomera para ser presentados en este escaparate internacional, aunque no sabemos si finalmente la institución atendió aquella petición, lo cierto es que por estos años se pensaba más en fines mercantiles que turísticos y de promoción de la isla.

En realidad, y según consta en las actas de la propia institución insular, la primera vez que se cita la palabra turismo es a petición de Miss Florencia Stephen, solicitando 200 pesetas para un local en el Cedro que sirviera de alojamiento para las personas que visitaban la isla. Tendrán aún que pasar algunos años hasta que en 1935, el oficial primero del propio Cabildo, D. Evaristo Lino Armas pida a esta institución la edición de un folleto denominado ‘Datos de la isla de la Gomera’ donde se recogen gran cantidad de datos ( pueblos, caminos, cotas de altura, temperatura…) y fotografías de la isla. Por tanto podemos establecer esta fecha como el inicio de las preocupaciones de la máxima institución insular por dar a conocer  las excelencias de esta tierra fuera de sus fronteras de una manera más o menos seria.

Los movimientos en este sentido se suceden a partir de aquí, así en 1937 se crea la sección de Fomento y Turismo dentro de la corporación de la que se encargará el propio autor del folleto a petición durante una moción en pleno del consejero D. José Méndez Suárez. Con este organismo creado, la Gomera comienza a aparecer en revistas como ‘Canarias Turística’ o ‘La Isla’, aprovechando sus buenos lazos con la Sociedad de Fomento y Turismo de Gran Canaria, con la que existe buena sintonía en esta época, hasta el punto de contribuir a los gastos del monumento levantado en aquella época  en memoria de Pérez Galdós.

Pero de nada servían los esfuerzos por promocionar la isla, si no se disponía de los necesarios transportes, ni de las plazas hoteleras que ofrecieran servicio a los visitantes, es por ello que en el año 1946 comienza una nueva ‘pelea’ para conseguir la edificación de un parador de turismo aprovechando el plan del gobierno central de dotar a España de una red nacional de estos establecimientos ante la falta de alojamientos dignos que atrajeran el turismo.

En este sentido el Cabildo, sobre 1949 ya tiene adquiridos unos 5.000 m2 por 30.000 pesetas en los alrededores de la Torre del Conde, a los que dos años más tarde le incorpora 11.700 m2 más de terrenos colindantes al precio de 84.000 pesetas. Los escritos de petición de la construcción se suceden con el gobierno del estado, e incluso con la visita de Franco a la isla, pero pasan los años y todo se queda en palabras y buenas intenciones.

En 1953 se insiste en su petición, comprometiéndose el Cabildo a realizarla por su cuenta, siempre que el Ministerio reintegre su importe, poniéndose entonces de relieve el aumento de los costes desde el primer presupuesto realizado para la obra en 1946, pasando de las 842.492,98 pesetas al 1.532.812 actuales. La imposibilidad económica sigue siendo la respuesta del ministerio como causa de la no ejecución, pero el Cabildo no decae en sus pretensiones y solicita un crédito de 12 millones para la construcción de dos hoteles, uno en San Sebastián y otro en Valle Gran Rey, de los que sólo consigue 9 .

Será por fin la visita en septiembre de  1964 del entonces ministro de Información y Turismo, Fraga Iribarne, la que desbloquee la situación enviándose una comisión a la isla para estudiar el lugar más idóneo, este no será otro que  el cerro de la Horca, actual emplazamiento del Parador.

La corporación se compromete entonces a formalizar el expediente de cesión del solar en unos trámites con los propietarios que no resultaron nada fáciles, pues unos valoraban el m2 en 175 pesetas , mientras otros lo hacían en 350, lo que termina en expropiación forzosa por parte del Cabildo, no pagándose más de 50 pesetas el m2.

Será en mayo de 1968 cuando se adjudiquen las obras a la empresa ARCOS S.A,  no  reflejándose en las actas del Cabildo cuando se realizó la inauguración oficial , aunque si consta el agradecimiento oficial a NODO por su reportaje en 1972 ‘Nuevo Parador Nacional de Turismo en la Gomera, aspectos de esta isla y recuerdos colombinos’, un año después ya se trataba una nueva ampliación, que de nuevo se llevará a cabo a través de expropiaciones.

Hoy, más de cuarenta años después, el Parador de la Gomera es uno de los más importantes y valorados de España, con una construcción que no desentona con su entorno siguiendo fielmente la arquitectura primitiva de la isla, estando amueblado con estilo castellano y con una decoración isabelina, tiene además una ubicación privilegiada sobre el atlántico desde donde se puede apreciar la silueta de la vecina isla de Tenerife, ofreciendo a sus clientes, como si de un balcón natural se tratara , terrazas al aire libre con magníficas vistas aéreas  de San Sebastián y de su Puerto que enamoran por su  gran belleza.

About Gomeratoday

Te puede interesar

El Cabildo programa este viernes una jornada de humor en Hermigua con el monólogo ¡Por el amor de Dios!

La actividad prevista para desarrollarse en el municipio el pasado mes de noviembre fue aplazada …

El Ayuntamiento concluye la rehabilitación de todas las fuentes de San Sebastián de La Gomera

Se tratan de las que están situadas en el Parque de La Torre del Conde, …

Translate »