Clausura de la fase Diocesana del proceso de Canonización del gomero Padre Torres Padilla

padre torres padilla soleadoHace ya dos años que el Arzobispo de Sevilla abriera el Proceso Diocesano de Beatificación y Canonización del Siervo de Dios Padre José Torres Padilla, debido a su fama de santidad, y siendo muchos los fieles que le encomiendan necesidades y favores.

A partir de esta fecha se comenzó a recoger toda la documentación histórica y se tomaron declaraciones testificales de sus devotos. Esta etapa llegó ayer a su fin en el convento de las Hermanas de la Cruz de Sevilla, en un acto presidido por mons. Asenjo. También acudió el Postulador diocesano de la causa y Vicario General de la Archidiócesis, Teodoro León; y los miembros de la Comisión Instructora.

A partir de este momento comienza la fase romana. Una vez probadas las virtudes en dicho grado, el gomero Padre Torres Padilla obtendrá el Decreto de Venerable y hará falta probar un milagro por su intercesión para que sea Beato y de un segundo milagro para la canonización.

El Padre José Torres Padilla nació en 1811 en la isla canaria de La Gomera y en su adolescencia quedó huérfano junto con sus tres hermanos. Desde pequeño sintió vocación religiosa, trasladándose a los 16 años a Tenerife para estudiar en la Universidad de La Laguna y en 1833 se embarcó en dirección a Sevilla para finalizar sus estudios de Teología. En 1836 se ordenó sacerdote y cantó su primera misa.

En Sevilla adquirió fama de santidad y se le llamaba popularmente El santero de Sevilla (hoy día se le recuerda de la misma manera), pues fue director espiritual y confesor de varias monjas de especiales virtudes, como la dominica Sor Bárbara de Santo Domingo; Sor María Florencia Trinidad (Madre Sacramento) y Santa Ángela de la Cruz. Con esta última colaboró en la fundación del Instituto Religioso de las Hermanas de la Compañía de la Cruz y fue director espiritual del mismo.

Catedrático de Sagrada Teología en el Seminario Conciliar de Sevilla y canónigo de la Catedral de Sevilla, asistió como teólogo al Concilio Vaticano I, por sugerencia del Papa Pío IX.

Falleció en Sevilla el 23 de abril de 1878, al día siguiente fue conducido al Panteón de San Sebastián (hoy Parroquia de San Sebastián), propiedad del Cabildo Catedral de Sevilla, y el 25 fue enterrado. A los cinco años de su entierro, la Madre General de las Hermanas de la Cruz (Santa Ángela de la Cruz) pidió al Cabildo Catedral y consiguió el traslado del cuerpo para depositarlo en la Cripta de la Casa Madre del Convento de las Hermanas de la Cruz.

Desde su muerte hasta el día de hoy en Sevilla, en el Instituto de las Hermanas de la Cruz y en La Gomera, continúa su fama de santidad, siendo muchas las personas que le encomiendan sus necesidades, suplicando gracias y favores.

About Gomeratoday

Te puede interesar

El Consistorio capitalino aprueba de forma unánime la cesión del suelo municipal para la construcción del Consultorio de La Lomada

Un paso más en la consolidación del Consultorio Médico Periférico de La Lomada, el cual …

El Cabildo incorpora a una treintena de jóvenes desempleados a través de un programa de nuevas oportunidades

La Institución pone en marcha este programa con una inversión superior a los 873 mil …

Translate »