Reproducimos el discurso íntegro de Casimiro Curbelo como portavoz del Grupo Mixto en el Parlamento de Canarias

????????????????????????????????????

DISCURSO DE CASIMIRO CURBELO, Diputado del Parlamento de Canarias por ASG y Portavoz del Grupo Mixto.

SEÑORA PRESIDENTA
SEÑOR PRESIDENTE DEL GOBIERNO EN FUNCIONES
SEÑOR CANDIDATO A LA PRESIDENCIA
AUTORIDADES PRESENTES
SEÑORIAS
MEDIOS DE COMUNICACION E INVITADOS ESTIMADOS CANARIOS Y CANARIAS
Soplan vientos nuevos señorías. Hay un aire de cambio que ha entrado por las ventanas de esta casa, trayéndonos un viento fresco que esta cámara no sentía desde aquel martes, 21 de diciembre de 1982, en que celebró su primera sesión constitutiva. No hay más que mirar estos nuevos grupos políticos, que hemos venido a reivindicar que en las Islas Canarias hay más de tres visiones, más de tres ideas a la hora de trabajar por el futuro. Las cosas, sin duda, están cambiando,
Ayer escuché sus palabras pensando en ese cambio. Y le tengo que confesar, señor candidato, que su discurso no me sorprendió. Yo esperaba propuestas más concretas y valientes. Pero fue usted demasiado generalista y demasiado clásico.
Voy a echar mano de las palabras de un antiguo y respetado habitante de esta casa, cuyo espíritu sin duda nos debe estar observando hoy satisfecho. Hace treinta y tres años, en su primera intervención ante los diputados, el presidente del parlamento de Canarias Pedro Guerra citaba aquí mismo a Antonio Machado para decir que una de las medidas más eficaces para que las cosas nunca cambien por dentro es renovarlas constantemente por fuera.
Las cosas estén cambiando, pero para que el cambio se produzca de verdad, es necesario que no se quede en las formas de las cosas, en la superficie de la política y de las instituciones, sino que arraigue en nuestros actos, en nuestro trabajo y en sus efectos sobre el pueblo de Canarias.
Este es un Parlamento de cambio y yo hago votos para que su mandato sea un periodo de profundas transformaciones en unas islas que lo necesitan. A pesar de la generalidad de sus propuestas, yo mantengo la esperanza de que así sea.
Algunas de las medidas que nos explicó el candidato a la presidencia del Gobierno, apuntan en la dirección correcta: producir cambios necesarios, imprescindibles, en la gestión pública de Canarias. Pero se lo repito, señoría, son demasiado vagas y genéricas para una situación que nosotros consideramos extremadamente grave.
No hay más que mirar hacia la historia de nuestras islas para encontrarnos con que esta tierra ha atravesado momentos muy difíciles, recesiones económicas y pérdidas de riqueza y de empleo. Para cada generación, sus problemas fueron únicos, incomparables e históricos. Pero nunca han existido las miles de personas que hoy no encuentran trabajo en nuestra tierra o las decenas de miles de familias que no tienen dinero para alimentar a sus hijos y deben acudir a la terrible experiencia de la ayuda de comedores sociales.
Señorías, este Parlamento celebra sesión en una tierra donde casi un cuarto de millón de personas están inscritas sin esperanza en la oficinas del paro. Una tierra donde la población en riesgo de pobreza se eleva ya a 700.000 personas, que es como imaginar a la población de toda una isla como Gran Canaria al borde del desamparo. Y sin embargo muy pocas de esas personas están hoy con la mirada puesta en nosotros. Algo se habrá hecho mal en el pasado para que esto sea así. Para que la gente no vean en sus políticos la solución a los problemas. La política hasta ahora les ha defraudado. Y esto tiene que cambiar.
Señorías, nunca en Canarias tan pocos tuvieron en sus manos las esperanzas de tantos. Ahí fuera hay casi 60.000 hogares, 60.000 familias, que no tiene ingreso alguno. El 7% de la población de estas islas no vive… sobrevive en una sociedad que no ha sabido darles ninguna oportunidad.
Los que vamos a ser representantes del pueblo de Canarias durante cuatro años tenemos que sentamos aquí para denunciar antes que nada, primero que nada, la situación de los que lo han perdido todo. No se entendería que hiciéramos otra cosa.
Esa pobreza que padecemos no tiene nada que ver con las condiciones naturales de Cananas Yo quiero denunciar que es una falsedad que Canarias sea una tierra pobre. Es mentira.
El candidato a la investidura lo ha dicho, citando a San Agustín: los tiempos son cuales somos nosotros. Es el ser humano el que hace la historia, no la historia la que conforma a los seres humanos. Es nuestra voluntad la que hace la realidad.
Nuestros indicadores de producción, de población y de actividad económica son asombrosos si nos comparamos con otros archipiélagos del mundo de tamaño similar o incluso superior al nuestro. Hemos tenido en las islas una floreciente agricultura de exportación que enviaba miles de toneladas de plátanos y tomates al territorio continental europeo. Hemos tenido industrias de tabacos que conquistaron importantes cuotas en el mercado peninsular. Si hemos perdido todo eso y algunas otras cosas más, no ha sido fruto de las calamidades de la naturaleza, sino como consecuencia de los errores de quienes han gobernado estas islas.
Si nuestro mejor sector productivo, que mueve más de 13.000 millones de euros cada año y genera la mayor parte de los empleos de nuestras islas, no deja la suficiente riqueza en Canarias, es porque no hemos sido capaces de aprovechar nuestra gallina de los huevos de oro.
Es hoy nuestra triste realidad. Que tenemos la gallina y el gallinero pero apenas nos tocan una parte de los huevos.
Canarias no es una tierra pobre, aunque sus indicadores de pobreza estén casi diez puntos por encima de la media nacional. Aunque haya pasado de tener el 3,5% de su población en situación de pobreza extrema en el año 2009 a superar el 8,5% el año pasado.
Y eso se produce en la comunidad autónoma que lidera los precios más caros del estado para la cesta de la compra. Han permitido, tolerado e incluso fomentado, que nuestra vida se hiciera más cara y nuestra población se hiciera más pobre. Ese es un cóctel mortal. ¿Y cuál es la solución que plantea señor candidato para arreglar esto? Tengo que confesarle que no la he escuchado.
Usted ha señalado algunas claves de lo que van a ser las políticas del futuro gobierno. Y tengo que decirle, señor Clavijo, que me hubiera gustado que fueran medidas mucho más concretas, más precisas, más claras. Medidas que aportaran soluciones.
Si estamos de acuerdo con usted, señor candidato, en que uno de los primeros retos del futuro Gobierno es recuperar el diálogo y la capacidad de entendimiento con el Gobierno de España.
Creo quo uno do las tareas más importantes del nuevo Ejecutivo canario será trabajar en el establecimiento de un nuevo escenario de relaciones con la administración central porque necesitamos su colaboración para paliar o solucionar muchos de los grandes problemas de Canarias.
Es fundamental que seamos capaces de hacer ante Esparta lo que hemos hecho ante Bruselas. Los distintos tratados comunitarios recogen ya de forma especifica, singular y relevante, la existencia de territorios europeos de ultramar
Canarias necesita establecer, ante España, un régimen de reconocimiento jurídico de sus singularidades. Necesita que se apruebe una nueva Ley de REF en la que se contemplen las compensaciones a los extracostos de la Insularidad. Necesita que se apruebe la reforma de nuestro Estatuto de Autonomía. Y necesita que se reforme urgentemente un sistema de financiación injusto con las necesidades de las Islas Canarias.
Durante loa últimos años el archipiélago ha dejado de tener presencia activa en el exterior. Se ha ensimismado, en una especie de diálogo interior, renunciando a proyectar su existencia con fuerza en el resto del Estado. Eso es algo que debemos revertir. La primera de nuestras exportaciones debe ser el talento canario. Debemos poner en valor nuestros valores, nuestros artistas, nuestra cultura…
Y con ellos debemos exportar nuestro carácter, nuestra manera de ser, nuestros problemas especiales y nuestra lejanía singular. Y digo lejanía singular, porque estamos lejos del continente europeo pero pegados a los mercados africanos y más cerca de América de lo que está Bilbao. Todo en la vida es relativo.
Hay que trabajar en dos líneas: buscar más financiación estatal para Canarias y promover que el incremento de la economía y de la riqueza en las islas vaya acompañado del alza en la recaudación de ingresos tributarios y la eliminación progresiva del fraude fiscal.
Pero entre tanto se logre el objetivo de crear el suficiente empleo y riqueza en Canarias, el esfuerzo de cualquier Gobierno tiene que volcarse en potenciar los servicios públicos esenciales: la Sanidad, la Educación y la Asistencia Social. Y para hacerlo tenemos que comprometer el gasto necesario y trabajar para lograr los ingresos suficientes.
He escuchado al señor candidato a la investidura referirse al cambio del modelo productivo de Canarias. El modelo productivo de Canarias consiste hoy en producir pobres. Y parados. En eso somos unos campeones. Así que yo estoy completamente de acuerdo en cambiarlo.
Lo que pasa es que el señor candidato se refiere a cambiar el modelo económico. Y eso ya se ha dicho muchas veces en el pasado y no se ha hecho nunca. Porque las economías no se cambian por decreto, aunque los decretos influyan en la economía.
Es muy difícil y seria además bastante equivocado cambiar el modelo económico en Canarias. Nuestras islas se han especializado en la venta de servicios turísticos, que es aquello para lo que están mejor preparadas. En Canarias existe un importantísimo sector turístico que lo hace muy bien y que mantiene a otras actividades como el comercio, el transporte, la restauración o el ocio. ¿Vamos a cambiar eso? Yo creo que no debemos. Pienso que no hay que cambiar lo que funciona. Lo que tenemos que cambiar es lo que no funciona.
Y lo que no funciona, señoría, es un sector agrícola donde las ayudas y subvenciones han hecho más ricos a los más fuertes y más pobres a los más débiles. Un sector agrícola donde nos hemos gastado cientos de millones para verlo agonizar año tras año. Lo que no funciona es un sistema de subvenciones a las importaciones de productos alimentarios que nos ha puesto a la cabeza de los precios más altos en la cesta de la compra y ha transformado las ayudas en plusvalías empresariales. Lo que no funciona es que nuestra industria no ha sabido despegar a pesar de que la hemos protegido.
Lo que hay que cambiar es que las administración autonómica canaria discrimine de forma positiva a las empresas y trabajadores de estas islas a la hora de aplicar inversiones y gasto público.
No quiero extenderme, señorías, señor candidato, en cosas que son más propias de un programa de gobierno que de una respuesta a un programa de gobierno. Pero sí quiero decirle señor Clavijo, que la economía la hace la sociedad. Lo que hacen los gobiernos y los parlamentos es la fiscalidad.
Quien hace la economía en Canarias son esas más de 125.000 pequeñas y medianas empresas. Sería una gran noticia que este nuevo Gobierno las tuviera en cuenta a todas y no solamente a las veinte o treinta más importantes. Y que las ayudas y subvenciones no vayan a engordar las cuentas de resultados de las más ricas sino a ayudar a crecer a las más pequeñas. Eso sí que sería cambiar el modelo económico canario.
También ha hablado usted de modernizar y simplificar una administración que se ha convertido en un elefante muy poderoso y muy lento. Pero hay que tener cuidado, señor candidato. Este país se mueve siempre entre posiciones extremas. Aquí podemos pasar perfectamente del control absoluto, injusto y paralizador, a la barra libre. Y no es eso lo que necesitamos en las islas. Necesitamos controles ágiles y rigurosos sobre el cumplimiento de las normas que nos hemos dado para proteger el territorio y el medio ambiente. Necesitamos leyes simples, claras y que nadie pueda incumplir sin graves consecuencias.
Pero es verdad, y usted lo dijo, que necesitamos crear empleo. Que necesitamos poner a la gente a trabajar. Y para que se produzcan inversiones y actividad en muchos sectores de nuestra economía, el nuevo Gobierno tendrá que poner más medios y agilizar los órganos encargados de tramitar los permisos y controles administrativos.
Y como sé que usted cree en ello, espero que sea usted capaz de darle a los Cabildos y a los Ayuntamientos el control de las políticas del territorio en sus municipios y su isla. Hay que descentralizar para agilizar. Sin miedos y sin complejos.
He empezado estas breves palabras, señorías, señor candidato, hablando de los pobres y de la pobreza en Canarias. Porque acabar con esa situación es nuestra primera obligación.
Uno de los endemismos de nuestro archipiélago es haber tenido siempre una tasa de parados superior a la media del Estado. El crecimiento poblacional de las islas y la crisis de la construcción, nos ha llevado hasta cotas inaceptables de paro.
En estos cuatro próximos años en que la economía de las islas parece que volverá a crecer, debemos demostrar que hemos aprendido la lección. Y debemos impedir que vuelva a ocurrir lo que ya ha pasado en Canarias.
Porque en esta tierra, señorías, aunque nadie lo recuerde, hemos tenido nuestros tiempos de vacas gordas. El archipiélago llegó a duplicar la tasa de crecimiento anual del PIB nacional. Pero ¿qué es lo que pasó entonces? Pues que Canarias se hacia más rica, pero los canarios nos hacíamos más pobres.
Durante esos años de crecimiento desbocado la renta media disponibles de las familias canarias se fue distanciando de la media del Estado. Algunos se hacían más y más ricos mientras nuestras familias se hacían más y más pobres.
La cifra de ingresos diarios que determinaba el umbral de la pobreza en Canarias en el año 2001 estaba situada en 12 euros diarios. Sólo tres años después, en 2004, el umbral había aumentado hasta casi 19 euros. La riqueza había aumentado en nuestra región y la pobreza relativa también. Había aumentado la brecha entre ricos y pobres en unos momentos en que nuestra economía crecía de forma poderosa.
Lo que quiero decir con esto, señorías, señor candidato, es que la solución a las desigualdades de Canarias no está sólo en el crecimiento económico. Porque ya tenemos la experiencia de épocas de crecimiento en las que se han acentuado las desigualdades. La solución está en aprovechar las épocas de crecimiento económico para llenar las despensas del gasto social, para potenciar y apuntalar la creación de nuevos emprendedores entre el tejido social de las Islas o para apoyar el crecimiento de nuestros sectores económicos más débiles.
Aprovechemos que vamos a crecer para que esta vez seamos protagonistas de una riqueza más justa. Y eso tendremos que hacerlo trasvasando recursos de las actividades más prósperas a las menos favorecidas, ayudando con recursos fiscales a los más necesitados, gestionando mejor un sistema de subvenciones y ayudas que no pueden seguir siendo plusvalías.
Señorías, señor candidato, me van a permitir que hable de los canarios de segunda. Porque a pesar de lo que usted dijo ayer, señor candidato, si hay canarios de primera y de segunda división, señorías. Hay canarios que que viven pagando el precio de una doble insularidad.
El Hierro. La Gomera y La Palma, no sólo son las islas menos pobladas de Canarias, sino las que en mayor medida sufren limitaciones de conectividad y capacidad para su desarrollo. En estas islas no ha explotado el turismo masivo. Y son las que peores servicios sociales obtienen de la administración autonómica.
Como si se hubiera tomado la decisión de ejecutar politicas para un lento despoblamiento, estas islas se vieron apartadas a un segundo plano de la excelencia en la educación, la sanidad, la cultura o las comunicaciones.
La gran concentración poblacional en dos islas de Canarias ha provocado siempre una tendencia a la atracción de recursos económicos.
Pero concentrar recursos en donde existe más población y más infraestructuras produce un efecto llamada de nueva población, que quiere disfrutar de mejores servicios y recursos. Y la gente entonces emigra de las islas menores a las mayores y de los pueblos a las ciudades. Y vuelve a haber más población que exige más inversión. Y a más inversión, más población… Y entramos en un círculo vicioso.
Esto hay que arreglarlo, señor Clavijo. Los canarios de las islas menores tienen derecho a tener trabajo, a tener sanidad, a tener futuro en su isla. No se le tiene que condenar a la emigración a las islas mayores.
El señor candidato a la presidencia dijo ayer que era intención de su Gobierno la creación de una comisión para el análisis del sistema electoral canario. Yo quiero decirles, señorías, que estoy absolutamente a favor de cambiar los porcentajes insulares y regionales que limitan la posibilidad de tener representación en esta cámara y en otras instituciones canarias.
Pero quiero trazar aquí y ahora una línea roja. Y hacerle una advertencia, señor candidato: No rompa con la historia. No acabe con el pacto de equilibrios de Canarias.
Porque ese sistema, señoría, ha permitido que las islas menos pobladas, que las islas menores, hayan tenido peso en la asignación de recursos públicos.
Gracias a la sobre-representación de las islas más débiles se ha contado con ellas y han tenido peso en este Parlamento. Gracias a la discriminación positiva que se hizo por los fundadores de la autonomía los habitantes de las islas menos pobladas hemos podido mejorar nuestras vidas.
Existe ahora un nuevo discurso: hay que darle más votos a quien más votos tiene. Las Islas más pobladas quieren más poder en este Parlamento.
Y esa voluntad no es inocente. Tenerife y Gran Canaria quieren desatarse las manos del sistema de equilibrios de poder que hicieron los fundadores de la Autonomía canaria. Un sistema que se baso en una justicia redistributiva de poderes que daba más a quien menos tenía y que durante tres décadas ha producido una convivencia razonable entre nuestras islas.
Y le pido a usted, señor candidato, que trate con justicia a los más débiles. En la economía de estas islas y en el sistema electoral canario.
El señor Clavijo ha citado, con mucho acierto, palabras de todos los presidentes del Gobierno de Canarias que le han precedido en esta tribuna. Muchos de ellos, por no decir todos, tenían grandes proyectos y propuestas que luego no salieron adelante. Porque existe una enorme distancia entre lo que se quiere hacer y lo que se puede hacer.
Pero lo que sí marcó la diferencia entre unos y otros, señor candidato, fue su capacidad de diálogo. Yo le pido, señor Clavijo, que esa mano que ha tendido usted a todos los grupos de esta cámara la mantenga tendida a lo largo de estos cuatro años. Que no ceda usted a la tentación de encerrarse en los argumentos de un Gobierno de mayoría para responder solamente a los intereses del pacto.
Cumpla usted con ese pacto con todos nosotros del que nos hablaba ayer. Y a través nuestro haga un pacto con toda Canarias.
La Agrupación Socialista Gomera representa en esta cámara, con sus tres diputados, al pueblo de nuestra Isla. Venimos a trabajar y ayudar a construir Canarias. Y en esa tarea señorías, señor candidato, nos van a tener ustedes a su lado de forma incondicional.
Pero también hemos venido aquí para representar a La Gomera. Estamos aquí para traer a esta cámara la voz de nuestra isla y los problemas y esperanzas de nuestra gente. Permítame entonces, señor candidato, que diga las reivindicaciones más urgentes que nuestra Isla espera del futuro Gobierno de Canarias.
Lo primero, señoría, son las comunicaciones. Una isla respira a través su conectividad interior y exterior. Nuestra economía, nuestra sociedad, nuestra vida depende de que el Gobierno de Canarias pueda reducir los costes del transporte de mercancías que permitirá reducir el precio de la cesta de la compra que empobrece a nuestros ciudadanos.
No queremos, necesitamos, un descuento del 100% y rutas y horarios más adecuados en los transportes marítimos y aéreos. Y la línea que une a los municipios del sur de nuestra isla. Confiamos en que su Gobierno acometa de una vez el cierre del anillo de carreteras en La Gomera, que ha venido siendo postergado en el programa de inversiones de los diferentes gobiernos de nuestra autonomía. Le pido, señoría, que lo rescate del olvido.
Nos tiene muy preocupados, señorías, que AENA se haya privatizado de forma encubierta. Porque es muy peligroso para nuestra isla que se abandone la consideración de servicio público del transporte aéreo. Queremos que este Parlamento y el futuro Gobierno se comprometan a potenciar el aeropuerto de nuestra isla pese a ser deficitario. En la actualidad se están ejecutando obras en el puerto de la capital de nuestra isla pero es de justicia terminar de una vez el Puerto de Valle Gran Rey e iniciar la Construcción del Puerto de Playa de Santiago, ambos de competencia autonómica.
Señor candidato, es inconcebible que en la actualidad existan en las islas 8 helicópteros para actuar en caso de incendios forestales y que ninguno de ellos tenga base permanente en La Gomera. Le pido a usted directamente, señor Clavijo, que tome usted una decisión en base a razones estrictamente técnicas y y de necesidad solucione esta auténtica barbaridad.
Antes les hablaba de que en las islas menos pobladas los ciudadanos disfrutan de menos servicios, algo que conculca el principio de igualdad de derechos de nuestro orden constitucional. Los servicios sanitarios de nuestra isla necesitan urgentemente ser potenciados. Necesitamos que en La Gomera haya más especialistas y especialidades permanentes, así como el equipamiento de los consultorios locales.
El Cabildo de La Gomera lleva décadas ayudando a las familias de la isla en el esfuerzo por la educación de nuestros hijos. Pedimos al futuro Gobierno que se comprometa en una política especial de becas dirigidas a las islas no universitarias, a las islas más pobres, porque el futuro de estas islas depende de tener generaciones más y mejor preparadas que puedan encontrar un futuro profesional y personal sin necesidad de emigrar de su tierra.
Por eso también le pedimos, señoría, participar en el reparto de los 2.070 millones de euros de fondos estructurales de la Unión Europea y que se destinen a la formación y la cualificación de los jóvenes canarios, que redundaría en el empleo y la mejora del tejido empresarial. Y que a las islas menores se les considere de forma especial en la asignación de estos recursos.
La vocación de nuestra isla, señor candidato, es trabajar en el desarrollo de un turismo sostenible. Creemos en un turismo responsable, integrado en la vida de nuestros ciudadanos, que consuma las producciones agrícolas y ganaderas de La Gomera, que disfrute junto a nosotros de nuestras ciudades y pueblos. Creemos en inversiones inteligentes adaptadas a la realidad y al entorno de nuestra isla.
Usted dijo ayer que su Gobierno quería apostar por las energías renovables. Pues empiece por nosotros, señoría. En La Gomera queremos implementar un modelo de isla sostenible. Por ello y en coherencia además con nuestras estrategias de crecimiento turístico, necesitamos la instalación de un complejo ambiental para el tratamiento de residuos sólidos, un proyecto para el que necesitamos el concurso del Gobierno de Canarias y que yo espero que sea usted capaz de integrar e impulsar en el programa de su ejecutivo. Queremos partidas especificas en cada ejercicio presupuestario para recuperar la laurisilva del Parque Nacional de Garajonay, continuar con la política de ejecución de proyectos de encauzamiento de barrancos en la Isla e impulsar la instalación de energías renovables y limpias.
Quiero manifestarle, señor candidato, la necesidad urgente que sienten muchos presidentes de cabildo y alcaldes de nuestras islas. Es fundamental que el nuevo Gobierno ponga en marcha de forma inmediata programas de cooperación con Cabildos y Ayuntamientos para mitigar el desempleo a través de programas de empleo social y de ayudas directas a familias que lo estén pasando mal.
Nombre usted a un comisionado, señoría. Pero en lo que sus planes se ponen en marcha, no deje usted de atender a la gente que no puede aguantar ni un día más sin ayuda, sin trabajo.
No quisiera concluir estas reflexiones, señor candidato, sin hacerle una observación que es también una propuesta: Hay una profunda incomunicación entre los Cabildos y el Gobierno de Canarias.
La actual comisión parlamentaria de cabildos es un órgano que carece de utilidad. Creo que sería un gran acierto de su futuro gobierno que estableciera y le diera carta de naturaleza jurídica, a través de este Parlamento, esa mesa de encuentro entre el futuro Gobierno canario y los cabildos. Las islas tienen muchas cosas que decir y el gobierno canario muchas cosas que escuchar. Y viceversa.
Señorías, empecé estas palabras diciendo que vivimos tiempos de cambio. Y que se notaban incluso en la geografía humana y política de esta cámara. Atrévase, señor Clavijo. Es usted joven y tiene usted a su alrededor gente igual de joven, como la vicepresidenta del Gobierno, Patricia Hernández. Atrévase de verdad a ese cambio que Canarias necesita.
Hagan ustedes, por lo tanto, las cosas que los jóvenes suelen hacer con la vida. Cambiarla. Cambien esta tierra. Sean valientes.
Cambie Canarias para los que no tienen trabajo. Cámbiela para los que lo han perdido todo. Cámbiela para esas miles de familias a las que no podemos dejar tiradas en la cuneta de esta crisis. Entonces señor candidato, usted será creíble.

About Gomeratoday

Te puede interesar

El Cabildo acoge la presentación del nuevo libro del hijo predilecto de La Gomera Luis Herrera Mesa

La presentación tendrá lugar el lunes 21 de junio, a partir de las 19.00 horas, …

ASG apuesta por intensificar el trabajo transversal con el resto de entidades para ejecutar los fondos europeos

Jesús Ramos destaca la necesidad de garantizar el desarrollo de todos los proyectos aprobados con …

Translate »