La Playa de la Cueva (por Yolanda Gómez)

Hace poco más de un año llegué a La Gomera por primera vez. Como tantos canarios que venimos a trabajar a la Isla… llegas con incertidumbre. Y no porque venga de La Palma, sino porque la Gomera se convierte para nosotros en el lugar donde volver a empezar, y nunca sabemos hasta cuando. Y lo cierto es que, antes de pisar la isla, te dicen que es mágica…..y claro, eso te parece lo menos importante. Un día abres los ojos y ves que ha pasado el tiempo. Que sí, que había magia y que te apetece contarlo y compartirlo con los que ya estan aquí, y con los que están por llegar.
Soy periodista, leo, escribo e informo… pero La Gomera te enseña a escuchar a la gente, a la naturaleza, incluso, a uno mismo. Te regala todo….y seguramente esa era la magia de la que me advirtieron….yo, con el permiso de todos les voy a ir contando, cómo y dónde, la he ido encontrando. Bienvenidos.

CAPITULO UNO: LA PLAYA DE LA CUEVA

playa de la Cuena (Yolanda)Cuando llegas por primera vez a San Sebastian de La Gomera y vienes para quedarte, lo primero que buscas es pasear y conocer la capital, lo que los gomeros llaman ‘La Villa’. Y te parece que es un lugar con encanto, lleno de calma, pequeño pero suficiente para quitarte de la cabeza que no ha sido una buena idea venir hasta aquí.

La playa de la Cueva es un secreto a voces. Pero a pesar de eso, podrías pasar por la Isla y no poner un pie en ella. Se ubica justo detrás de ese pie de acantilado que te encuentras al bajarte del barco. Para acceder a ella hay que atravesar un pequeño túnel que, entre nosotros, no huele muy bien. Pero es casi como un rito de iniciación con sorpresa final ¿quién podría imaginar que atravesando ese pequeño agujero techado se encuentra una de las postales mejor guardadas de la Gomera? Y la paradoja es que la imagen te corta la respiración al mismo tiempo que te llenas los  pulmones de aire limpio; Es el aire del mar, ése que te baňa la cara desde el día en que naciste. Y ahí, ante uno, se abre la fotografia. Es el Teide, flotando sobre una nube, o sobre el mar, depende de lo que te regale el día, pero ahí está. Lo has visto muchísimas veces, pero nunca, nunca, como se ve desde este rincón. Es esa caja que pone ”romper en caso de emergencia”. Es un flotador.

Otro de los secretos mejor guardados de esta playa es que todavía guarda ese silencio. Por aquí no circulan los coches, hay que dejarlos en la entrada. Arena negra, algunas piedras, una palmera y un árbol para los que buscan la sombra. Ese es el escenario, no hay más, y ellos lo saben. Aquí, se juntan los pescadores y los turistas más espabilados que han encontrado la puerta de acceso como si el mismísimo Lewis Carroll la hubiese creado. En sus caras puedes leer la calma y el disfrute del sol, de alguna manera te obligan a recordar el regalo del que disponemos cada día. Después están ellos, los que aquí encuentran el lugar para compartir el  tiempo con sus perros, justo al lado esa pareja de adolescentes que todavía se esconde de los chismorreos y que pasan desapercibidos junto a los niños que hacen un agujero en la arena para cuando suba la marea poder llenarse de mar hasta la cintura. Y qué me dicen de las señoras de pamela, pareo y libro en mano. Bajo una sombrilla son las que más disfrutan de este rincón… de ese silencio.

amanecer playa de la cueva (yolanda)Incluso esa chica, la que madruga y practica Taichi, o Yoga (me declaro confusa) y que hunde sus tobillos en la orilla cuando apenas ha salido el sol. Creo que le da los buenos días a eso que todos vamos buscando y que este rincón gomero custodia para aquellos que lo han sabido encontrar.
No le pongo nombre… pero creo que ya todos sabemos de lo que hablo

Yolanda Gómez Acosta, Historiadora del Arte y Periodista de RTVC

About Gomeratoday

Te puede interesar

“Una puerta verde hacia el paraíso” por Casimiro Curbelo

Una puerta verde hacia el paraíso Casimiro Curbelo Presidente del Cabildo de La Gomera y …

“Llámalo cáncer” por Aarón Rodríguez Ramos

Llámalo cáncerNadie quiere oír la palabra, pero existe y genera sufrimiento. Lo vemos en la …

Translate »