Tengo que pedir perdón al Presidente del Cabildo de La Gomera por haberlo ofendido (Ralf Zinke)

ralf zinke foto para articulos de opinionEso me indicaron algunas personas de su entorno, que no debería estar utilizando el nombre y los apellidos del Presidente del Cabildo en mis artículos de opinión. Además de tildarlos como insultantes, opinaban que yo no tenía porqué criticarle porque él atiende muy bien a todos los gomeros. Por supuesto, no se olvidaron contarme al respecto de los alemanes que ahora se meten por todos los lados causando problemas entre vecinos, etc., y tampoco les faltó comentar que van a seguir denunciando en las redes sociales  mi “mal comportamiento” hacia algunos vecinos de mi barrio.

La verdad es que me encantó este encuentro. Qué gracioso prohibirme criticar al señor presidente mientras se me insulta y difama. Pero claro, bien pensado, su comportamiento es coherente: ellos sólo están defendiendo sus beneficios y los de sus familiares. Qué pena que no son capaces de ver la situación que viven los menos privilegiados ni la crisis estructural que sufre la isla. Quien siempre es sacado a trabajar defiende a su amo como una leona su cría y quien se opone a este sistema tiene que marcharse. Aquí tu posición social depende, primero de los apellidos de tu familia, segundo de tus contactos y tercero de tu capacidad de subordinarte. ¿Por qué se han ido dos mil personas de la Gomera en los últimos 3 años y qué significa que haya un 34 % de parados registrado en la isla?

Parece que sí está bien que yo tenga que leerme hasta cinco notas y artículos al día firmadas o protagonizadas por Casimiro Curbelo, y que desde mi punto de vista, por un lado, no reflejan la realidad que se vive en La Gomera y por otro perjudican gravemente el desarrollo de nuestra isla, pero está mal que nombre a un representante político si me atrevo a criticar su gestión. Me duele ver cómo la gente se dobla y adula a los poderosos: esa parece ser la ley de la supervivencia en las sociedades caciquiles, pero no es la mía.

Pero antes de seguir redactando tengo que pedir perdón al Presidente del Cabildo de La Gomera por siempre criticarle a él. Con el aplauso permanente de sus admiradores es difícil que pueda escuchar las voces que se sitúan al margen del paraíso. ¿Y qué culpa tiene él de que el dinero público ya no dé para alimentar a todos con la crisis actual tan grave? ¿Quién aprieta el cinturón? La gente pobre y humilde ha sido siempre más solidaria que los privilegiados. Sus seguidores fieles lo son por los regalos pero no son capaces de generar riqueza: tengo que criticar más a sus servidores porque sin ellos el sistema caciquil no funcionaría.

El señor presidente ha repartido mucho pescado y por esto mucha gente le quiere, pero todo lo ha hecho con dinero público presentando su imagen con nombre y apellido. Sin embargo, cuando algo no funciona o no le mandan dinero suficiente de Europa, del Gobierno Central o del Gobierno Canarias, la culpa siempre tienen los otros. Ahora muchos ya no saben pescar y como dice el refrán: “cuando el hambre aprieta, la vergüenza afloja”.

No pido ni más ni menos que los gomeros -porque gomeros somos todos los que amamos a esta isla- tengamos la posibilidad de participar en las decisiones importantes libremente y sin tener miedo, que todos los gomeros podamos organizarnos con el apoyo de las instituciones para aportar nuestras mejores ideas y energías según cada conciencia. Además pido que se repartan los recursos públicos entre todos los necesitados de una forma igual y transparente, y sin favoritismos.

Los gomeros no debemos permitir que el caciquismo siga dividiendo el pueblo al favorecer a unos pocos que luego se dedican a vigilar a los demás. Este mal juego no tiene ganadores porque no crea riqueza sino mala energía, malas ideas y mucho miedo.

Para tenerlo claro: No quiero quitar nada a nadie, me alegro por la gente que está bien atendida por las administraciones. ¿Pero qué pasa con los demás? Todos tenemos familia y todos queremos vivir y comer.

No hablar de los asuntos no hace desaparecer los problemas. Yo vivo aquí, igual que hay españoles que viven en Alemania. Voy a intentar no ser ofensivo con mis artículos pero no voy a esconder los nombres y apellidos ni voy a dejar de criticar lo que me parece mal. Y antes de intentar callarme quizás sería más conveniente ponerse en la posición de los vecinos menos privilegiados de la isla. Si no fueran tantas las personas que desean un cambio, mis artículos no estarían obteniendo la importante repercusión en los periódicos digitales y en las redes sociales.

Ralf Zinke (militante de Sí se puede La Gomera)

About Gomeratoday

Te puede interesar

“Una puerta verde hacia el paraíso” por Casimiro Curbelo

Una puerta verde hacia el paraíso Casimiro Curbelo Presidente del Cabildo de La Gomera y …

“Llámalo cáncer” por Aarón Rodríguez Ramos

Llámalo cáncerNadie quiere oír la palabra, pero existe y genera sufrimiento. Lo vemos en la …

Translate »