“Decálogo para las próximas elecciones” por Pedro Rodríguez

Pedro Rodríguez10 CLAVES PARA NO SER SIERVO Y CONVERTIRSE EN CIUDADANO EN LA GOMERA

  1. Tenga memoria. El periodo electoral no dura 6 meses sino 4 años. No piense en su situación actual o en la que vaya a tener el día de las elecciones, ya que esta probablemente esté adulterada por la necesidad acuciante del Cabildo de emplear a todos los gomeros que pueda antes de los comicios. Piense en cómo ha sido su situación durante los anteriores 3 años y medio, la de sus familiares, amigos y vecinos; y sobre todo, pregúntese si está dispuesto a volver a pasar penurias otra vez durante otros 3 años y medio hasta que vuelva la próxima cita electoral en el año 2.019.
  2. Haga más memoria. Repase mentalmente la decadencia que ha sufrido La Gomera en estas tres décadas. Recuerde lo que representaban sectores como la agricultura, la pesca o la ganadería para la isla y cómo han acabado reducidos a la nada. Dese una vuelta por la isla y observe los auténticos monumentos al desastre que están repartidos por toda su geografía, lleve linternas para los túneles, un machete para vencer a la maleza en los jardines botánicos y botas gruesas para no pisar excrementos o cristales en las obras abandonadas.
  3. No se autoengañe, es un ejercicio inútil luchar contra la razón o el sentido común. Los datos que ofrece el ISTAC para La Gomera son desastrosos y negándolos no mejoran. El paro sube, el empleo cada vez es más precario, la cesta de la compra más cara, los gomeros abandonan la isla y ya sube hasta la pobreza infantil. Aquí no es cuestión de creer o no, esto es lo que hay.
  4. No le de mucha credibilidad a las encuestas, ya que estas suelen estar ordenadas ( y pagadas) por alguien para buscar algún resultado concreto. Tenga claro que si una empresa ordena una encuesta para alguno de sus productos, ya procurará que los resultados le sean favorables. Las encuestas en La Gomera están enfocadas a dirimir que no hay vida más allá de Casimiro Curbelo, ya sea estando con el Psoe o con quien a él le dé la gana. Seamos sensatos, si a alguien le llaman a su casa unos desconocidos para preguntarle por el hombre que maneja la isla a su antojo durante 3 décadas ¿Qué creen que va a responder? Evidentemente es bastante probable que conteste que todo es maravilloso, no sea que la llamada tenga trampa. ¿Se imaginan en la época de la Alemania nazi llamando a las casas a ver que opinaban de la política de Hitler? ¿qué habrían contestado los ciudadanos? La verdad es que Hitler es un asesino y un loco de atar. No lo creo. Es por eso que los resultados estadísticos arrojan una nota estratosférica para Curbelo y en realidad para casi toda la clase política de la isla, cosa curiosa, siendo la isla con la precariedad más alta en la mayoría de sectores. Miedo, no hay más respuesta. No digo más sino que Julio Cruz es el segundo político más valorado de La Gomera y es probable, que si uno pregunta alguna cosa que haya hecho de positivo para su isla, nadie sepa ni que responder. Ni el mismo Julio Cruz tampoco. Poca credibilidad.
  5. Si políticos buenos han dejado su cargo y no ha pasado nada ¿qué va a ocurrir porque sean relegados unos políticos mediocres? Pues nada o mejor aún, seguramente se pueda mejorar. Después de tres décadas gobernando ¿qué puede ofrecer alguien a estas alturas, si no lo ha hecho ya? ¿qué puede dar de sí una clase dirigente acabada, imputada en muchos casos y repudiada incluso por su partido? ¿Te fiarías de alguien que dice que los mandatos deben estar limitados a 8 años mientras que él lleva casi 30 gobernando? Y recuerde que la legitimidad democrática no la da pasar por unas elecciones; Teodoro Obiang en Guinea Ecuatorial también es refrendado por las urnas y entre un periodo electoral y otro, mata, tortura y encarcela a sus ciudadanos. La legitimidad democrática la otorga el gobernar democráticamente. Porque téngalo claro, usted vive en una dictadura y el hecho de que, a lo mejor, ya se ha acostumbrado a ella, no lo convierte en una democracia; de la misma manera que si usted vive retozando en un chiquero, con la costumbre no se convierte en un chalet adosado. Si usted se tiene que esconder para criticar a los que gobiernan, vive en una dictadura. Si usted teme que lo despidan o que no lo llamen a trabajar por el hecho de pensar de forma diferente a los que gobiernan, vive en una dictadura. Si por su forma de pensar o ser, recibe o ha recibido toques de atención o chantajes, vive en una dictadura. Si le dan como un favor lo que le corresponde por ley, usted vive en una dictadura. Así de simple.
  6. No haga mucho caso a las personas que defienden al régimen gomero. Con los datos y el sentido común, esto no se sostiene. Por tanto, cuando alguien hace defensa a ultranza de todo esto pregúntese: ¿trabaja en el Cabildo o en algún Ayuntamiento? ¿algún familiar suyo lo hace? ¿lo han sacado a trabajar recientemente, a él o a alguien de su parentela? ¿Es algún constructor, beneficiado en su momento por la construcción de obras pufas? ¿o algún pariente? ¿Es alguien que no vive en La Gomera, viene de vez en cuando y todo le parece maravilloso, ya que para las cosas básicas no sufre las penurias de la isla? Los que aún defienden este régimen, presentan las características anteriormente citadas en un 95% de los casos.
  7. No discuta en lugares públicos, no vale la pena. El que está convencido de que este régimen aún es válido, tiene intereses personales implicados en ello y no va a cambiar su punto de vista aunque le des medio millón de argumentos lógicos. Créame, lo he intentado.
  8. Cuando los partidos tradicionales saquen su rica maquinaria electoral a la calle (ya que son precisamente eso, máquinas electorales que trabajan con el único y exclusivo propósito de colocarse en el sillón) apúntese a los festines, ya que tenga en cuenta que básicamente los ha pagado usted. Acuda a los mítines, si no quiere que lo identifiquen con un partido en concreto vaya a todos; son gratis y allí contemplará a unos dinosaurios políticos vendiendo la misma moto durante décadas y por otro lado escuchará a gente fresca con ideas nuevas. Recuerde que los políticos profesionales de los partidos tradicionales ya van con todo pagado (y sobrepagado) y tienen como meta única no perder su puesto de trabajo. Tenga en cuenta que hasta al último que presentan en sus listas, le han ofrecido ya alguna cosita: de personal de confianza en el Cabildo (llevando cafés o grapando cosas, eso sí, por unos 2.500 euros al mes), en algún ayuntamiento, en el hospital o dándole alguna gratificación. Ellos no se mueven si algo no les hace mover. Los representantes de los partidos políticos alternativos van gratis, es otra forma de ver la política.
  9. Cuando pase por su casa Casimiro Curbelo con la rosa en la mano, recuerde que según la Guardia civil tiene tanto dinero y posesiones como un marajá. Si pasa Fernando Méndez acuérdese de sus gestiones turísticas en China, Rusia y otros lugares recónditos del planeta que han tenido como resultado… bueno, que no han tenido resultado. Si pasa Ventura del Carmen recuerde la desastrosa gestión del incendio. Si pasa Julio Cruz piense en que lleva media vida en el Parlamento haciendo nada por los gomeros. Si pasa Víctor Chinea recuerde que no lo quieren ni en su propio partido… y así con los que se vayan presentando. Sea amable y sonría a todos. Pero recuerde.
  10. Si quiere un cambio, vote un cambio. Recuerde que votar no es un ejercicio de fe, sino de sentido común y responsabilidad. Todos los regímenes caen y este, tarde o temprano caerá (esperemos que sea pronto) Le pido otra vez que tenga memoria y recuerde que La Gomera fue un pueblo orgulloso desde Hautacuperche hasta la Guerra Civil y que durante 3 décadas todo ese legado ha sido aplastado; a usted no se le pide un ejercicio de audacia suprema, solamente que ejerza su voto pensando en el bien común y no en el de unos cuantos, no es tan complicado. Si acaso le da por presentarse en una lista electoral, no coja su teléfono los tres días anteriores a las elecciones, puesto que lo único que recibirá será amenazas y chantajes hacia usted y hacia toda su parentela. Y por último, si al final le toca estar en el lado crítico del régimen gomero, pues la verdad es que tampoco se pasa tan mal, también lo digo por experiencia; te tratan de chantajear y amedrentar un poco, te complican la vida en algunas cosas básicas, pero bueno, nada que no se pueda sobrellevar… pero eso sí, se duerme a pierna suelta y con la conciencia tranquilita.

 

Pedro Rodríguez (Sí se puede- La Gomera y La Gomera Se Mueve)

About Redaccion

Te puede interesar

“Retos: migración, turismo y sostenibilidad” por Casimiro Curbelo

Retos: migración, turismo y sostenibilidad   Casimiro Curbelo Presidente del Cabildo de La Gomera y portavoz …

“Hacia la normalización y contra la LGTBIFOBIA” por Silvia Padilla

Silvia Padilla, vicesecretaria del PSOE de la Gomera reflexiona sobre la normalización de este colectivo …

Translate »