La Gomera, nuestra tierra madre (por Ralf Zinke)

ralf zinke foto para articulos de opinionYo me crié en Alemania, pero soy hijo de mi tierra, no de Ángela Merkel. No soy nadie para dar lecciones a los gomeros, pero quizás puedo aportar mi punto de vista a la reciente historia de la isla. Me siento más gomero que alemán y creo que todos aquellos que aman esta isla, deberían defenderla juntos.

Siempre recuerdo mi primera estancia en La Gomera hace más de 20 años. Ayudaba a unos mayores a levantar un paredón caído. Apenas hablaba tres palabras de su idioma y no sabía trabajar con piedras naturales. Ellos me enseñaron todo con gestos. Luego me invitaron a comer los productos cultivados en su propia finca.

Esta gente tenía más de 70 años y estaba orgulloso de su trabajo, de sus papas, de sus cabras y de su burro. No tenían nada de lujo, pero su humildad y dignidad me impresionaron tanto que decidí quedarme a vivir aquí. Aquí me enseñaron a cultivar la tierra; a mantener los nacientes, las acequias y los caminos; a cuidar de los animales,… y muchas cosas más.

Ellos estaban orgullosos porque no dependieron a nadie. Pero el orgullo se fue con la dependencia de los gomeros de las administraciones. Ahora todo depende de la Unión Europa, del gobierno central, del gobierno autónomo y de las administraciones insulares.

En los tiempos de las vacas gordas nos hemos olvidado de nuestras raíces, de nuestra tierra. Hemos perdido el enchufe directo a nuestra energía.

No se dice ¿tengo que honrar a mi madre porque no tengo más que una?

¿Y qué pasa con la madre de todos, con la tierra madre que alimenta y alberga a todos nosotros?

¿Qué comemos ahora? ¿Repartimos pescado o enseñamos a pescar? ¿Esperamos a que los cruceros nos saquen de la crisis?

El dinero no se puede comer y la tierra habla un idioma universal.

Conectarse con la tierra, con la naturaleza es la única forma de un enchufe real, fiable y sostenible. Esto no significa vivir en cuevas y caminar descalzo. Se trata de acordarse de la sabiduría de los viejos de antes y combinarla con las tecnologías avanzadas de las energías renovables, de la agricultura ecológica, de reciclar basura y agua y de reforestar los “desiertos” de la isla.

Sobre todos hace falta una nueva democracia, transparencia y participación real de la gente.

Los culpables de la crisis no son los políticos, los bancos y la señora Merkel. Los culpables somos todos los que hemos pensado que estando en la UE  seriamos el país de la cucaña.

Ahora nos falta aprender del pasado y dar la cara por La Gomera.

Todos juntos: niños y mayores, mujeres y hombres, empleados y empresarios, gomeros nativos y gomeros por decisión.

Juntos sí se puede salir de la crisis, porque tenemos lo más importante en común: Nuestra tierra madre.

Ralf Zinke  (Militante de Sí se puede La Gomera)

 

About Gomeratoday

Te puede interesar

“Una puerta verde hacia el paraíso” por Casimiro Curbelo

Una puerta verde hacia el paraíso Casimiro Curbelo Presidente del Cabildo de La Gomera y …

“Llámalo cáncer” por Aarón Rodríguez Ramos

Llámalo cáncerNadie quiere oír la palabra, pero existe y genera sufrimiento. Lo vemos en la …

Translate »