Los cantos de reyes y años nuevos, el villancico gomero

año nuevo tocadoresEn Canarias se han recogido algunos villancicos bastante antiguos, sobre todo en la isla de La Palma, aunque su origen no se remonta más allá del siglo XIX. En la actualidad la mayoría de los villancicos que se cantan son de factura reciente o copias de villancicos peninsulares o sudamericanos.

Sin embargo a los cantos relacionados con el ciclo de la Navidad, merecen un capítulo aparte otros géneros musicales relacionados con estas fiestas como son los Cantos de Reyes y Años Nuevos de La Gomera.

No cabe duda que uno de los géneros más desconocidos y menos investigados del folklore gomero son estos llamados «Años Nuevos», denominación dentro de la cual podemos incluir las manifestaciones folklóricas de Pascuas, que en la isla colombina tienen una gran riqueza.

La parranda se forma la noche de fin de año y la víspera de Reyes y salen a cantar de casa en casa. Antiguamente salían a cantar los hombres mientras que las mujeres debían quedarse para preparar las viandas que se le ofrecían a la parranda. Los cantos se acompañaban inicialmente de chácaras y tambores pero posteriormente se le fueron añadiendo esquilas -para anunciar la llegada a cada casa preguntando: «¿se puede cantar?»-, botellas de anís, violines, guitarras, timples, acordeones…

Es frecuente cantar antes de entrar («Ábranos la puerta/ señora por Dios/ que venimos cuatro/ y entraremos dos») y hasta impacientarse si no responde con premura (Desde que llegué/ vi la luz prendida/ y no abre la puerta/ aún todavía»). En el interior se sirve una mesa dispuesta con los mejores dones de la tierra: pan de la casa, galletas, dulces, y rosquetes caseros, ñames, chochos, higos pasados, batatas, gofio amasado con miel, berrenda, pasas, almendras, vino…(«Estos caballeros/ se portaron fino/ ponen a la mesa/ rosquetes y vino»).

En tales circunstancias se anima el ambiente con la interpretación de los Años Nuevos, cuyas letras se improvisan haciendo alusión al momento, así como las personas de la casa, en especial a las muchachas («Aquí por la puerta/ vemos un reflejo/ son tus ojos niña/ parece un espejo»). El tiempo de permanencia en cada casa no suele superar la media hora, lo justo para «echarse unos vasitos de vino, un rosquete, un poco de gofio…»

Cada pueblo, y muchas veces cada barrio, tienen su forma de cantar los años nuevos, si bien, el esquema del canto, así como la manera de llevarlo a cabo, son muy parecidas, («Estos años nuevos/ que vamos cantando/ son de Valle Gran Rey/ Chipude y Cercado»). El guía es el encargado de improvisar las estrofas que el coro debe repetir. Los cantos son versos hexasílabos que riman los pares quedando libre los impares o bien rimando segundo con tercero quedando libres primero y cuarto. La rima puede ser asonante o consonante. La forma de repetir el coro la estrofa varía de un lugar a otro.

Dentro de las diferentes variedades de Años Nuevos hay algunas que denotan una gran antigüedad, entre ellas todas las interpretadas exclusivamente con el tambor, que se mantienen sobretodo en las zonas altas, y entre ellas destacan especialmente los llamados «Años Nuevos Engarzados», o «Englosados» interpretados con Tambor, Chácaras y Esquila, donde se van retomando unos versos con otros, siendo la cadencia de su canto más lenta que los otros.

D. Isidro Ortiz, de Chipude, nos relataba así sus vivencias de los «Años Nuevos».

«Antiguamente, estos Años Nuevos en La Gomera, eran los cantos navideños que se le hacían al Niño. En su tiempo y en su principio, en los orígenes, fueron llamados los ‘Aguinalderos del Niño’». Salían por las casas a cantar y a recolectar algo que regalarle al Niño el día de Enero, el día primero de año. Se llevaba siempre los tambores, la esquila, la flauta, ya iban unos hombres preparados, como no había dinero en todas las casas, la casa que tenía una moneda o un par de monedas, daba un par de monedas; la que no tenía eso pues a lo mejor te daba una taza de trigo, o una taza de grano, una de lentejas…, de lo que tuviera en la casa. Por tanto se estaba recolectando y juntando unos aguinaldos pa el Niño y luego el día de Enero por la mañana, todo eso se recolectaba durante la noche se llevaba a un negocio, se vendía y se convertía en dinero que se le iba a llevar al Niño a la iglesia. Ese fue el nacimiento de ese canto de Años Nuevos.

Y así se pasa la noche cantando, dedicándole romances a cada una de las personas que haiga en la casa. Esta es la forma de cantar los Años Nuevos en Chipude y Valle Gran Rey. Completamente distinto de un pueblo a otro.

También había en Valle Gran Rey, anterior a esto, un sistema de cantar los Años Nuevos, que eso ya no hay quien lo recuerde. Se llamaba el englosado (ó englosiado). Se cantaba en Valle Gran Rey y en Chipude»

«Adiós le decimos
le damos las gracias
que el Señor le aumente
la salud en su casa»

Miguel Ángel Hernández Méndez /ESEKEN, Edición impresa Nº 11, pag 10

Foto: Asociación Folklórica ‘Chácaras y tambores de Guadá’

About Gomeratoday

Te puede interesar

ASG urge a intensificar los recursos para mejorar la atención en salud mental infanto-juvenil en Canarias

Melodie Mendoza pide un mayor esfuerzo para que la red de salud mental tenga un …

El Cabildo y Funcasor avanzan en la elaboración del censo de personas con sordera en la isla

La Institución insular y la Fundación Canaria para las Personas con Sordera desarrollan desde abril …

Translate »