Lucrecia Amaya, la tejedora de Tamargada

lucrecia amaya tejedora de tamargadaLucrecia Amaya Ramos nació un 30 de abril de 1928 en Tamargada. En aquellos años el caserío de Mazapeces, cuna que la vio nacer, tenía 59 viviendas. Tamargada era un pago donde las casas de piedra convivían con un enorme palmeral, casas de piedras alargadas, con techos de tejas del lugar, con suelos de tierra batida. Aquel lunes, el nombre de Lucrecia se sumó a los 298 vecinos que allí vivían.

En las laderas de los barrancos de Tamargada se levantaban paredones, era necesario, se debía aprovechar cada palmo de terreno para sembrar trigo, lentejas, chícharos, garbanzas. En los peores suelos, enraizaba la viña, de ella se extraían vino fuertes, de un denso y turbio color amarillo. Mucha hambre se mató con aquellas sorribas.

Lucrecia, de niña, vivió los sinsabores de la vida. Siendo aún pequeña, su padre, D. Manuel Amaya Cordero, murió. Fue su madre quien, con enormes esfuerzos, sacó adelante a ella y a sus hermanos José y Benito.

De doña Emérita Ramos Vera, su madre, lo aprendió todo, aprendió lo que es la vida y aprendió a tejer. Recuerda a su madre, a su abuela y a su bisabuela, delante del Telar de haya, aprovechando los retales de ropa vieja o la lana de las ovejas. Ella las miraba atenta. Y veía cómo pacientemente, hacían la urdidumbre y la colocaban en la urdidera del telar, cómo a cada golpe de las pisaderas se abrían los hilos y entre ellos, de manera ágil y ligera, pasaban la lanzadera con las tiras de tela o el hilo de lana, un nuevo golpe de batán y quedaba el hilo prensado en la urdidumbre. Y al golpe, hora a hora, mañana a mañana, día a día, los hilos tomaban forma y se convertían en la jerga que calentaba en las frías noches, o las alforjas para cargar, o la trapera para mil y una cosas.

Aquella niña fue a la escuela, a una de las dos unitarias que por aquel entonces tenía Vallehermoso, recuerda aún hoy el nombre de una de sus maestras: Doña María Luisa Beltrán de Liz Sánchez del Aguila, así se llamaba y cuyo nombre por extraño, se mantiene imborrable.

Fue una dura posguerra. Tuvo que ayudar a su madre a sacar la familia adelante y desde niña llevó cajas de tomates por el camino de La Raya hasta la empaquetadora de Vallehermoso. Desde allí veía como llegaban los barcos hasta el pescante: recuerda El águila de Oro como cargaba la fruta y salía resuelto hacia la mar bravía.

Poco a poco Tamargada comenzó a palidecer, al igual que el resto de la isla la emigración se cebó en su gente. En 1950 vivían en el barranco 453 personas, en 1960 pasaron a ser 357, pero el golpe más duro vino en los sesenta, en el año 1970 sólo quedaban 261 personas, la mitad. Doña Lucrecia se fue como muchos otros y cruzó el charco al encuentro de su marido. Allí como muchos gomeros hizo su segunda vida pero siempre con los ojos puestos en nuestra isla a la cual regresó en 1992.

Hoy Lucrecia, sigue tejiendo las innumerables traperas que han pasado por sus manos y presentándolas por toda la isla en las innumerables muestras de feria y artesanía. Y siempre en su silencio, en su quietud, hoy su presencia nos es enormemente grata, sabemos de su legado, de su deseo que el conocimiento adquirido gracias a su bisabuela, abuela y madre, que hunde sus raíces en la noche de los tiempos, siga vivo.

Hoy Lucrecia quiere seguir enseñando como lo hacían sus predecesoras, no quiere que se pierda y le gustaría un lugar donde al igual que ella, alguna niña se siente en una esquina y con la mirada atenta sienta el golpe brusco y duró del batán, y hora a hora, día a día, semana a semana, el legado de los tiempos no se olvide, tejiéndose como una trapera de mil y un hilos nuestra historia.

Miguel Ángel Hernández Méndez/Bienmesabe.org

 

About Gomeratoday

Te puede interesar

El Cabildo promueve el uso de las redes sociales para concienciar sobre la igualdad de género

La institución presenta el concurso ‘La Gomera por la igualdad’, que premia la creación de …

Iniciativa por La Gomera (IxLG) lamenta que aún no haya llegado la electricidad a Tejiade

A pesar de que ahora ASG promete interconexiones eléctricas con Tenerife en tiempo récord, el …

Translate »