Desde Sevilla, tras las Huellas de Torres Padilla en la Gomera

torres padilla hermanas de la cruzEstos días se encuentran visitando varias islas de la diócesis, el vicario general de Sevilla, Teodoro León Muñoz, promotor de la Causa de beatificación y canonización del padre Torres Padilla, y las Hermanas Ana y Nieves de la Casa provincial de las Hermanas de la Cruz en Sevilla. La Hermana Ana es la notaria actuaria de la citada causa.

La mañana de este lunes visitaron al obispo nivariense. El motivo de la estancia en Canarias es conocer las islas de La Gomera, Tenerife y La Palma.

Se trata de conocer a los testigos que van a declarar en el referido proceso. «Son declaraciones referidas a la fama de santidad del ahora Siervo de Dios, de cara a verificar que esa consideración se ha mantenido a lo largo del tiempo, puesto que falleció en 1878 – indicó Teodoro León. «La vida de humildad de este sacerdote natural de La Gomera es un aspecto que merece ser destacado».

El Padre José Torres Padilla nació en 1811 en  La Gomera y en su adolescencia quedó huérfano junto con sus tres hermanos. Desde pequeño sintió vocación religiosa, trasladándose a los 16 años a Tenerife para estudiar en la Universidad de La Laguna y en 1833 se embarcó en dirección a Sevilla para finalizar sus estudios de Teología. En 1836 se ordenó sacerdote y cantó su primera misa.

En Sevilla adquirió fama de santidad y se le llamaba popularmente El santero de Sevilla (hoy día se le recuerda de la misma manera), pues fue director espiritual y confesor de varias monjas de especiales virtudes, como la dominica Sor Bárbara de Santo Domingo; Sor María Florencia Trinidad (Madre Sacramento) y Santa Ángela de la Cruz. Con esta última colaboró en la fundación del Instituto Religioso de las Hermanas de la Compañía de la Cruz y fue director espiritual del mismo.

Catedrático de Sagrada Teología en el Seminario Conciliar de Sevilla y canónigo de la Catedral de Sevilla, asistió como teólogo al Concilio Vaticano I, por sugerencia del Papa Pío IX.

Falleció en Sevilla el 23 de abril de 1878, al día siguiente fue conducido al Panteón de San Sebastián (hoy Parroquia de San Sebastián), propiedad del Cabildo Catedral de Sevilla, y el 25 fue enterrado. A los cinco años de su entierro, la Madre General de las Hermanas de la Cruz (Santa Ángela de la Cruz) pidió al Cabildo Catedral y consiguió el traslado del cuerpo para depositarlo en la Cripta de la Casa Madre del Convento de las Hermanas de la Cruz.

 Desde su muerte hasta el día de hoy en Sevilla, en el Instituto de las Hermanas de la Cruz y en La Gomera, continúa su fama de santidad, siendo muchas las personas que le encomiendan sus necesidades, suplicando gracias y favores.

ND

Te puede interesar

Valle Gran Rey abre el plazo para participar en la Ludoteca de Navidad

Los interesados podrán presentar las solicitudes de inscripción desde el 10 al 17 de diciembre …

El Cabildo promueve el uso de las redes sociales para concienciar sobre la prevención de adicciones

La institución presenta la iniciativa ‘Una vida plena y feliz’, que recompensa la creación de …

Translate »