Maruca Gámez, una vida dedicada a dar a conocer la artesanía y las bellezas de la Gomera

maruca gamez 3Gomeratoday rescata un artículo de la plataforma digital Origen Canario, en la que se hacía una completa entrevista a Dña Maruca Gómez, con un repaso extenso de la vida de esta emprendedora palmera que luchó por dar a conocer el norte de la Gomera y sus gentes.

Una joven maestra recién llegada a Hermigua, María Dolores Gámez Méndez, conocida cariñosamente como Doña “Maruca” vio el valor de la cultura local y decidió ofrecer a los artesanos una oportunidad para mantener vivo el legado familiar. Primero contratando tejedoras que, con antiguos telares de madera, realizaban bolsos y alfombras de trapera que luego vendían a los primeros turistas que llegaron al norte de la isla. Finalmente, buscando alfareros y otros artesanos que se convirtieron en proveedores habituales de la tienda Los Telares, una antigua casa reformada junto al Convento de Santo Domingo en el Valle Alto de Hermigua.

En los años 70, cuando la falta de trabajo y las duras condiciones de vida contrastaban con la bonanza económica de Tenerife, familias enteras de los municipios gomeros emigraban en busca de oportunidades, dejando atrás la dura vida agrícola y ganadera u oficios artesanales que se habían quedado obsoletos. Doña “Maruca” fundó entonces un taller escuela de mujeres para promocionar y rescatar la rica artesanía gomera , esa sería la semilla de lo hoy son “Los Telares”.

Nuestra protagonista fue pionera en apostar por un turismo diferente y ecológico, comenzando a restaurar alojamientos y antiguas casas. Por esta labor, en 1989 se le concedió la medalla de Plata del Gobierno de Canarias y premio de Oro al dinamismo empresarial

Paralelamente, Doña “Maruca” recopiló una colección de antigüedades , la mayor muestra de carácter privado que recoge la historia etnográfica de la isla. Más tarde reconstruyó uno de los desaparecidos molinos de agua de Hermigua (a semejanza de los antiguos molinos que existieron en la isla) , lugar donde hoy día se exhibe gran parte de su colección.

Nacida y criada en la Palma, comenzó a estudiar para luego realizar su carrera de maestra en Tenerife , pero el destino, ya con 21 años y sin saberlo, la traería  hasta Hermigua en la Gomera, lugar donde se iba a quedar para siempre.

En palabras suyas decía ”en este pueblo realmente me sentí como en mi propia casa desde el mismo momento en el que llegué. Todos me trataron muy bien, de maravilla, me adapté tan bien que incluso llegué a formar parte de la vida política del municipio. En concreto, durante 2 legislaturas fui concejala y luego Teniente de Alcalde de Hermigua y estoy muy orgullosa de ello”. Para seguir añadiendo “todo eso me fue implicando en la vida diaria y en los problemas que tenía el pueblo. La juventud se tenía que marchar fuera para buscar un futuro laboral por el la falta de futuro y eso en lugares rurales como Hermigua se notaba de forma mucho más directa. A partir de ahí, con un ‘curso de promoción obrera’ que se llamaba en aquella época surgió una idea de buscar algo para hacer que el pueblo pudiera avanzar en una situación que era realmente muy difícil. Logramos que al principio 40 personas se apuntaran a unos cursos de manualidades y luego intentamos buscar una salida de futuro para todas ellas. Así fue cómo surgió la idea de rescatar la artesanía y luego seguir ampliando todas las actividades que comenzamos en aquel curso para buscar una salida laboral para que esas personas pudieran tener un futuro aquí y no tener que emigrar”.

 A partir de ahí y a pesar de la complicaciones, el proyecto salió adelante, gracias también a sus contactos con un encargado de viajes el Rosal, que más tarde se convertiría en jefe en la Gomera de la hoy Fred Olsen que demandaba artesanos/as que le proporcionaran productos típicos de la isla para vender a los turistas ,ese fue el germen del negocio que comenzaba Doña Maruca con un pequeño Bazar que se iba a prolongar hasta nuestros días.

Algo más tarde la ya empresaria lograba estrenar una exposición con artículos hechos a mano, invitando a las autoridades de la época , decidiendo ampliar la idea a todos los domingos y en diferentes pueblos de la isla ,buscando grupitos que estuvieran dispuesos a participar en este proyecto. Así visitaron el colectivo de Extensión agraria en Vallehermoso, Alojera donde se trabajaba bien la hoja de palmera, en Arure con acción Católica, o en Valle Gran Rey.

Maruca recuerda como a principios de los años 70  esperaba a cobrar su sueldo de maestra para gastarlo casi todo en cestos y en material para seguir haciendo cosas en el Grupo Escolar del barrio de San Pedro, donde nació la idea, para años más tarde, buscar otro lugar más acorde y más grande, siempre costeado por ella, a pesar de habérselo ofrecido varias veces al Cabildo Insular y la Sección Femenina.

Sería más tarde cuando Maruca Gámez tomaba la decisión de abrir su abanico al turismo y comenzar adquiriendo algunas casas de familiares y otras que estaban en ruinas y a punto de caerse. Poco a poco y con mucho sacrificio las iba restaurando para luego convertirlas en alojamiento de un  turismo rural  aún en sus comienzos.

Aunque en realidad según palabras de Gámez la chispa de esta ampliación del negocio vendría cuando “ al vernos en la obligación de hacer una plataforma justo al lado de la carretera general para que las guaguas y los taxis en los turistas que llegaban a la tienda pudieran aparcar. La carretera era muy estrecha y apenas había espacio para poder pasar y mucho menos aparcar. Por eso decidimos que había que hacer algo para solucionarlo. En un terrero de mi marido hicimos una plataforma en la que podían aparcar hasta 7 guaguas para evitar todos esos problemas, porque la Guardia Civil multaba las guaguas y a los taxis y claro, no querían parar en la tienda”.

 Esa plataforma que servían de aparcamientos son hoy en día los Apartamentos “El Telar”donde en un principio se construyó una azotea al nivel de la carretera para aparcar y debajo la idea original era la de meter más coches pero por una equivocación que tuvieron los arquitectos, ya que debía tener una altura de 6 metros por debajo de la carretera, con unos muros muy gruesos, de más de 3 metros y aquel terreno al borde del barranco no se consideraba muy estable y sólido, con mucha pendiente. Sobre esos mismo cimientos, se equivocaron y dejaron al final más de 7 metros de altura , fue entonces cuando Maruca Gámez quiso que lo dejaran tal cual, decidiendo hacer dos plantas para tener los apartamentos justo en esa parte baja.

En principio se contó con 12 apartamentos con capacidad para más de 15 personas para más tarde con un préstamo de 2 millones de pesetas de aquella época  comenzar la obra de la parte alta (los actuales apartamentos) . Por su parte el museo comenzó en la casa antigua, primero fue como decoración de toda la planta baja, donde están los telares, con objetos que  nuestra protagonista iba recopilando, aunque hubieron personas que quisieron comprarle la colección, ella nunca accedió, como según recuerda un grupo de mormones de San Sebastián.

Luego ya aquello se nos quedó pequeño y se me ocurrió restaurar el Molino de Agua, que es una de las principales atracciones para los visitantes. Actualmente, el museo está catalogado por el Cabildo y están censadas un total de 403 piezas, con su origen, su procedencia y sus dimensiones en tres volúmenes.

Finalmente Dña Maruca aclaraba que para ella el dinero no era lo más importante de la vida, comentando que “ en aquella época, si lograba reunir 500 mil pesetas o un millón no lo guardaba en el banco. Yo me preguntaba donde lo podía invertir y en que lo podía gastar. No quería acumular dinero sino tener algo de lo que yo me sintiera orgullosa y poder dejárselo a mi familia.Yo en realidad, quiero que me recuerden como una buena persona, nada más. Yo me considero buena persona y si puedo hacer un favor, lo hago sin mirar nada más”.

Origencanario.com/Gomeratoday

About Gomeratoday

Te puede interesar

San Sebastián de La Gomera renueva su programa de puntos coincidiendo con el Black Friday

El Ayuntamiento capitalino pone en marcha ‘El Subidón’ que premia a los usuarios que mayor …

El Cabildo aprueba el proyecto de mejora del acceso a Los Almácigos, en Alajeró

La Institución insular prevé una inversión superior a los 900 mil euros en la vía …

Translate »