El Rey pide a los partidos que realicen las reformas desde la unidad y el diálogo

el rey juan carlos navidadUn año más, la crisis económica y Cataluña protagonizan el mensaje de Navidad del monarca. Juan Carlos de Borbón reconoce el desaliento de los ciudadanos, habla de“los casos de falta de ejemplaridad en la vida pública” y lanza una advertencia al desafío catalán: “La Corona cree en un país libre, justo y unido dentro de su diversidad”. También tiene palabras para los parados, los emprendedores, los autónomos, los inmigrantes, los pensionistas y las víctimas del terrorismo, protagonistas de la foto que luce en su mesa.

“España continúa sufriendo los efectos de una crisis económica y financiera”, comienza diciendo el rey tras las felicitaciones pertinentes. Don Juan Carlos envía un saludo especialmente afectuoso a aquellos a quienes con más dureza está golpeando esta crisis: “A los que no habéis podido encontrar trabajo o lo habéis perdido durante el año que va a terminar”, señala. El monarca destaca la labor de los emprendedores, de la pequeña y mediana empresa (“que sostiene el tejido productivo de la Nación”), de los trabajadores autónomos, de los inmigrantes (“cuya aportación hay que agradecer sin reservas”), de los servidores públicos y de los que trabajan fuera de España. Y, tras ellos, dedica una mención especial para los mayores: “Los pensionistas, que estáis siendo el soporte de muchas economías familiares”. Por todo ello, el rey hace un llamamiento a los dirigentes políticos para que los indicios de recuperación que se están empezando a ver sean “todavía más sólidos, porque no podemos aceptar como normal la angustia de los millones de españoles que no pueden trabajar. Para mí, la crisis empezará a resolverse cuando los parados tengan oportunidad de trabajar”, sentencia.

Don Juan Carlos asegura que “es indiscutible que la crisis económica que sufre España ha provocado desaliento en los ciudadanos, y que la dificultad para alcanzar soluciones rápidas, así como los casos de falta de ejemplaridad en la vida pública, han afectado al prestigio de la política y de las instituciones”.

“Sé que la sociedad española reclama hoy un profundo cambio de actitud y un compromiso ético en todos los ámbitos de la vida política, económica y social que satisfaga las exigencias imprescindibles en una democracia”, continúa. “Es verdad que hay voces en nuestra sociedad que quieren una actualización de los acuerdos de convivencia”, señala en referencia de la Constitución, y añade: “Estoy convencido de que todas estas cuestiones se podrán resolver con realismo, con esfuerzo, con un funcionamiento correcto del Estado de Derecho y con la generosidad de las fuerzas políticas y sociales representativas”.

Cuando habla de “funcionamiento del Estado de Derecho” explica -con un ejemplar de la Constitución sobre la mesa- que se refiere a que “la ejemplaridad presida las instituciones, para que se cumplan y hagan cumplir la Constitución y las leyes, y para que las diferencias y las controversias se resuelvan con arreglo a las reglas de juego democráticas aprobadas por todos”. Según el monarca, “el respeto de esas reglas es la garantía de nuestra convivencia y la fortaleza de nuestra democracia. Esta es una verdad incuestionable que debemos tener muy en cuenta”. Y, sin nombrar a Cataluña en ningún momento, hace un llamamiento seguir construyendo un futuro juntos “porque nos unen y nos deben seguir uniendo muchísimas cosas” que enumera a continuación para terminar parafraseando al príncipe de Asturias: “España es una gran Nación que vale la pena vivir y querer, y por la que merece la pena luchar”. Por ello, invita a las fuerzas políticas a que, sin renunciar a sus ideas, “superen sus diferencias para llegar a acuerdos que a todos beneficien y que hagan posibles las reformas necesarias para afrontar un futuro marcado por la prosperidad, la justicia y la igualdad de oportunidades para todos”.

En un año marcado también por la decisión de Estrasburgo de declarar ilegal la ‘doctrina Parot que afectaba a muchos de los etarras que continuaban en prisión, el rey dedica “un recuerdo muy especial y emocionado” a las víctimas del terrorismo: “Unas personas y unas familias que durante décadas han sufrido cruelmente la violencia y el terror de unos criminales totalitarios. Sé que estáis pasando momentos especialmente difíciles. Hoy, como antes y como siempre, quiero compartir vuestro dolor con renovada solidaridad y expresaros todo mi apoyo”.

En esta ocasión, en la fotografía que luce sobre la mesa es de la audiencia con los representantes de la Fundación de Víctimas del Terrorismo del pasado 31 de octubre. Junto al rey aparecen la presidenta, Mari Mar Blanco, y los vicepresidentes, Ángeles Pedraza y Tomás Caballero.

El rey, que ha dado su mensaje sentado tras una mesa de trabajo, finaliza con dos mensajes claros que transmite “como rey de España”: “En primer lugar, mi determinación de continuar estimulando la convivencia cívica, en el desempeño fiel del mandato y las competencias que me atribuye el orden constitucional, de acuerdo con los principios y valores que han impulsado nuestro progreso como sociedad. Y, en segundo lugar, la seguridad de que asumo las exigencias de ejemplaridad y transparencia que hoy reclama la sociedad”.

 

About Gomeratoday

Gomeratoday

Te puede interesar

6 cosas que la aerolínea no quiere que sepas

Las indemnizaciones por retrasos, cancelaciones y denegaciones de embarque oscilan entre 250 y 600 euros …

Yaiza Castilla se sensibiliza con las afectados por la talidomida

La senadora gomera, Yaiza Castilla, defenderá en la Comisión de Sanidad y Servicios Sociales una …