La emoción del silbo gomero

aaron morales“Como gomera me emociona oír el silbo”, asegura Dolores Medina, alumna del II Taller de silbo gomero que organiza la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento lagunero. Por este motivo, decidió apuntarse al curso, con el que espera “poder decir alguna letra”, bromea.

Muchos laguneros con raíces de la Isla Colombina, pero también tinerfeños que encuentran en el silbo una forma de expresión interesante y, sobre todo, una manera de mantener las tradiciones canarias se han apuntado a las clases.

“En la primera edición, la mayoría de los asistentes eran de La Gomera o tenían familiares allí, pero en esta ocasión, los alumnos son más variados y algunos ni siquiera saben silbar”, destacó Arón Morales, profesor del taller, que se imparte en el antiguo convento Santo Domingo.

El silbo gomero es una de las tradiciones más populares de la Isla. A pesar de ello, hubo una época en que no estaba bien visto, por lo que mucha gente nunca aprendió a silbar y hoy encuentran en La Laguna el punto de partida que los acerca un poco más a sus raíces. Dolores Medina, a sus 49 años, cuenta que “en mi época ni se aprendía en las escuelas ni en casa”.

Esto mismo le ocurrió a Ramón Quintero. “Cuando yo estaba en el colegio nos prohibían que silbásemos en el recreo y por los pasillos para que no molestásemos a nadie”. Después de más de 40 años en Venezuela, este gomero de 67 años reconoce que, a pesar de no saber silbar “al estilo gomero”, si domina otras formas y “aunque llevo pocos días, ya noto que voy aprendiendo la técnica de mis antepasados”.

Pero en este taller también hay alumnos avanzados. Vanesa González ya acudió a la primera edición y este año viene “para perfeccionar y poder entender lo que dicen los demás”, recalca. González incluso enseña algunos sonidos a sus alumnos de la Agrupación de Chácaras y Tambores Garajonay.

Pero a este curso también acuden personas que no tienen ningún tipo de relación con La Gomera ni con sus tradiciones. Carmen Almenar asegura que “me apunté por curiosidad, porque me parecía muy interesante poder comunicarme a través del silbo”.

Desde que se interesó por esta actividad, esta lagunera ha visto algunos vídeos de niños hablando entre ellos con los silbos y ganaderos que se comunican de un lado a otro de los barrancos y “me resulta muy singular”.

Aunque apenas llevan unos días de clases, ya la mayoría de los asistentes notan mejorías. De hecho, Arón Morales afirma que “les estoy enseñando la forma estándar, con la falange del dedo doblada, porque es la más pedagógica y con la que se obtienen los resultados más rápido”.

En la edición anterior, “un 95% de las personas al final comprendían lo que decíamos al silbar y esta es una de las partes más difíciles”, dijo. En cualquier tipo de comunicación, es necesario que un emisor transmita un mensaje y que quien lo escuche lo entienda y pueda emitir una respuesta. Por eso, “es tan importante saber pronunciar bien como entender”, recalcó.

Morales comprende que “hay palabras que pueden llevar a confusión, sobre todo, porque no estamos en el contexto adecuado”. “Cuando dos personas se comunican silbando en La Gomera están en una situación que ambos conocen, por lo que no hay duda de lo que están hablando”, aclaró.

Aún así, el profesor está satisfecho por los primeros días de clase, porque “ya son capaces de emitir algún sonido y el año pasado costó un poco más”. A Morales le gustaría seguir impartiendo el Taller en próximas ediciones, porque “no es solo una forma de silbar, sino de aprender a amar La Gomera”.

Yaiza Rodríguez/la Opinión de Tenerife

About Gomeratoday

Gomeratoday

Te puede interesar

La Consejería destina una partida de 250.000 euros al transporte público de La Gomera

Estaciónde Guaguas de San Sebastián de La Gomera La Consejería de Obras Públicas, Transporte y …

Curbelo adelanta que el Cabildo agilizará el pago de las becas para los estudiantes gomeros

El presidente asegura que se trabaja en la tramitación de la solicitudes que puedan resolverse …

Translate »