Vueltas, puerto exclusivo para caminantes. Por Erasmo Chinea

imagen aerea del Puerto de VueltasEn el exterior, la marca Valle Gran Rey se asocia a “clima” y “recursos naturales”. El turista que con un programa informático visualice la cartografía del municipio gomero, pensará que el destino reúne las condiciones para viajar con comodidad. En la  fotografía digital se refleja la explanada del puerto de Vueltas. A los dos conceptos anteriores, el visitante sumaría la palabra “comunicación”.

«Caminante, no hay camino» decía Machado aunque si hubiera conocido el municipio sureño no lo tendría tan claro. Y es que Valle Gran Rey es, probablemente, el único municipio del país que cuenta con unas instalaciones marítimas sólo para uso de caminantes. Ni turistas, mercancías o navieras aparecen por la que debe ser entrada de la localidad. Que la empresa de cruceros Kristina Cruises muestre interés por realizar una parada en Valle Gran Rey el día de los Santos Inocentes no debe ser noticia porque el paraje más turístico de La Gomera es Valle Gran Rey. La noticia es que hace ya siete años que un crucero no entra en Vueltas.

Quizás alguien crea que el turista que explora este enclave venga atraído por albergar un puerto exclusivo para caminantes. Pero esa no es la realidad. El actual contexto de crisis, el auge de nuevos destinos, la nula promoción turística, la escasa unidad del tejido empresarial, el impacto social del incendio de 2012 y la doble moral en el mensaje de nuestros responsables públicos están acabando con las posibilidades del que, hace unos años, era el reclamo turístico de toda la isla.

Domingo Berriel, consejero de Obras Públicas del Gobierno de Canarias, comparecía esta semana en Sede Parlamentaria para informar sobre el Plan de Usos del Puerto y para decir que se está redactando un nuevo documento para la segunda fase de ampliación. Julio Cruz, diputado oriundo del municipio gomero, exponía que es conveniente “sacarle jugo a esta trascendental infraestructura, infrautilizada debido a la no ejecución de esa segunda fase”. Lo cierto es que, para que una obra se utilice, es conveniente que exista voluntad política manifiesta. Sólo una ha sido la iniciativa parlamentaria presentada por el Vicepresidente de la Cámara en relación con el muelle, Vueltas y la localidad en esta legislatura: la comparecencia del propio Berriel.

Pero hay muchas cosas que no se cuentan sobre el puerto de Vueltas. Es conveniente recordar que el 18 de abril 2006 el Gobierno de Canarias declaró la obra de excepcional interés público y que el 21 de enero de 2009 el Ministerio de Medio Ambiente, bajo el gobierno de Rodríguez Zapatero, paralizó el expediente por falta de documentación. Ahora toca esperar a que la consejería dirigida por Berriel se digne a acabar con semejante documento, para que la COTMAC empiece a jugar analizando el proyecto básico, el Estudio de Impacto Ambiental, junto a una retahíla burocrática indescifrable y acabe formulando una declaración favorable. Si ese milagro ocurriera, el expediente deberá pasar nuevamente por las manos de Madrid emitiendo un informe vinculante. En virtud de las relaciones con el Ejecutivo de los recortes, se antoja casi una utopía. Tras esto, se prepararía el expediente de licitación y, de existir cobertura presupuestaria, la propia licitación. En cristiano, que tras más de un año y medio perdido, si hay dinero, empezará la segunda fase. Esto es, un mes antes de las elecciones locales y autonómicas de 2015.

Berriel señala que existen cinco usos destinados para el puerto de Valle Gran Rey pero se equivoca. Sólo hay uno: el que usa la gente por la tarde para caminar en él. Un puerto sin uso. Por otro lado, Cruz hace un alarde de preocupación sin precedentes viendo el historial de sus iniciativas con el municipio que le vio nacer. Célebres fueron sus palabras en 2009 cuando afirmaba que no se creería que la línea marítima interior volvería hasta que viera aparecer un barco por la punta de Argaga. Y lo vio aparecer. Sin embargo, el ahora converso opina que es viable que la segunda fase pueda salir adelante. Ahora, cuando cuenta con un presupuesto inicial de 73,5 millones de euros. Ahora que estamos en crisis y recortados.

No caben excusas. Valle Gran Rey reclama una solución urgente y eso pasa por la llegada inmediata de una línea marítima –ya da igual que sea interior o que se conecte con la isla del Meridiano y el barranco de Masca-. Esa es la verdadera necesidad de este pueblo: reflotar su economía local. Ahora no es prioritaria una segunda fase. No obstante, nuestras señorías se pierden en una maraña administrativa sin precedente. Lo que sí está claro es que, por encima del eterno papeleo, todos los sectores de un pueblo exigen soluciones políticas ya. Y son ellos, los políticos, los únicos que parecen no estar a la altura.

Comenzaba este artículo con un turista entusiasmado. El pobre turista comprobará, una vez terminada una travesía de dos aviones, un itinerario en barcos con horarios arbitrarios y una carretera sinuosa atendida por taxistas de la capital de la isla, que aquella imagen reflejada en la pantalla de su ordenador era una  farsa, una mentira. Y entenderá que el pueblo de Valle Gran Rey ya está cansado de mentiras.

About Gomeratoday

Gomeratoday

Te puede interesar

Ya se pueden utilizar los fogones del área recreativa de La Laguna Grande

El Parque Nacional de Garajonay informa que a partir del jueves 17 de octubre de …

La banda de música de Agulo triunfa en Fuerteventura

El colectivo musical participó en las Fiestas del Pilar en el municipio de Pájara La …

Translate »