La Morenita de Puntallana revive su Tradición Lustral este 7 de octubre con la Bajada

guadalupe embarcandoRamón Luis Ramos.-  El Santuario dedicado a nuestra Señora de Guadalupe, se halla situado a unos 7 Km al norte de San Sebastián, en un paraje alejado y deshabitado denominado Puntallana, recibe este nombre por ser el único espacio llano que penetra en el mar a modo de punta en toda la isla, la cual se caracteriza por la continuidad de los acantilados.

Este lugar según los historiadores es el mismo donde se congregaban los primeros habitantes de la Gomera, sobre todo los pastores de los caseríos de los alrededores con sus rebaños.

A Puntallana se puede acceder de dos formas, bien por tierra a través de una estrecha carretera construida en 1980 que bordea la montaña de Aluce y que luego baja hasta la propia ermita(actualmente se debe bajar caminando el último tramo) si bien antiguamente se hacía el trayecto a pie por una camino que transcurría sobre la propia montaña , o también se podía realizar por mar hasta el embarcadero o pequeño muelle de Puntallana si el mar se encuentra en condiciones, ya que se trata de un rincón de la isla donde el oleaje y la corriente es algo fuerte, dándose en alguna ocasión según nos recuerda el romance del lugar algún accidente por su mal estado en la zona del roquillo o baja de los ahogados, un pequeño islote que apenas sobresale del nivel del agua entre la playa de Avalo y el muelle de Puntallana.

A lo largo del camino por tierra hay lugares de especial significado para los peregrinos que van a Puntallana, como las Crucitas desde donde se avista ya el santuario al fondo , los Andenes y la Fuente donde se hacen paradas obligatorias para descansar y refrigerarse y el Espigón montaña con gran desnivel justo antes de bajar a Puntallana.

La ermita de Ntrª  Srª de Guadalupe en Puntallana fue levantada por orden de Guillén Peraza , estando terminada sobre 1541 aunque en los años siguientes se fue agrandando hasta tener el aspecto actual, así en 1630 se hace una casa contigua para acoger a los romeros, pues la devoción va creciendo y cada vez acude más gente, por ello en 1862 se decide agrandar aún más el templo corriendo la cabecera de mismo adquiriendo entonces su actual forma de T.

Posiblemente fueron los conquistadores de América y los misioneros los que introdujeron la devoción de la virgen de Guadalupe en la isla, cuya talla es de principios del siglo XVI y de unos 25 cm de alto, lleva en el brazo derecho al niño y en el izquierdo un pequeño ramo de hojas doradas.

Se desconoce la fecha exacta en la que se institucionalizó la bajada de la Patrona a la capital de la isla, aunque se considera bastante probable que si se haya trasladado más de una vez por algún motivo extraordinario como pudiera ser para rezarle por algún tipo de catástrofe como epidemias, sequías o plagas.

Se cree que fue sobre 1872 cuando comienzan las “bajadas” de la virgen de Guadalupe por mar hasta San Sebastián , repitiéndose este acontecimiento hasta nuestros días siempre como en su fiesta anual, en el primer lunes de Octubre y en los años que terminan en 3 y en 8. Desde la capital de la isla se desplazará más tarde a cada una de las parroquias de la isla pasando por sus respectivos pueblos que se engalanarán para la ocasión.

A esta cita Lustral no solo acuden los habitantes de la isla sino todos aquellos gomeros que por distintas circunstancias un día tuvieron que salir de ella, es el encuentro de los gomeros de “dentro” y de “fuera” a los que une su “madre” la virgen entorno a una devoción, un sentimiento, una referencia que marca este encuentro cada cierto tiempo.

Cada primer lunes de octubre los devotos y peregrinos, así como muchos curiosos reafirman con ritos y costumbres la identidad insular con esta imagen de María realizando expresiones culturales que denotan la alegría y el agradecimiento en el baile del tambor que abre camino a la procesión por los alrededores de Puntallana cuando no hay bajada o por los diferentes pueblos y rincones de la isla cuando falta de su ermita.

El ramo hecho con productos típicos de la tierra o también el traer el “ramito de salado” desde los alrededores de su morada para ser compartido con amigos o familiares que no han podido ir hasta allí, son ejemplos vivos de seguimiento y confianza en la protección de una madre y de la expresión de la religiosidad popular.

También lo es la costumbre de adornar con ramas de palmera formando arcos, banderines o banderas, los barcos que acompañan al de mayor porte donde se traslada a la virgen hasta la capital haciendo sonar sus pitas, mientras se acercan lo máximo posible a una patrona a la que agasajan y acompañan hasta la playa de San Sebastián, donde espera el gentío el momento del desembarco para tras una breve pausa en el ayuntamiento situado en la Plaza de las Américas,  coger mandos de alcaldesa y descansar después de una emotiva procesión , en la Iglesia de la Asunción al acorde de la chácara y el tambor.

Además de la fiesta grande en la que se celebran diferentes actos tanto religiosos (misa, procesión…) como profanos (actividades culturales y deportivas), los peregrinos de todas partes acuden a Puntallana el 25 de Junio, es decir siguiente día de San Juan para participar en la eucaristía que tiene lugar en su ermita.

Entorno a la aparición de la imagen de Guadalupe existe una leyenda que relata como un barco español (velero) que venía de la península, pasaba frente a la costa de Puntallana en su ruta hacia América cuando un centinela observó como unos resplandores que provenían de ese lugar. Avisada la tripulación, el capitán ordenó la detención de la embarcación y el traslado a tierra de algunos marineros que le acompañaban. Al llegar al punto indicado comprobaron que la misteriosa luz salía del interior de la cueva, próxima a la orilla, donde se encontraba la imagen de la Virgen con el niño en los brazos…María, bajo la advocación de Guadalupe había decidido hacer de aquel lugar alejado y diferente su morada, Puntallana sería su casa y la de todos los gomeros, a partir de entonces y como dice la letra de su himno “Nunca está solitaria en Puntallana , que el corazón gomero está a sus plantas”.

Muchas han sido las generaciones de hijos de la isla que han puesto su esperanza en esta pequeña imagen, muchas las promesas, peticiones y demostraciones de agradecimiento de gentes que la ven con un sentimiento interior difícil de describir si no se lleva dentro ese apego por una madre, de alguien en quien poder confiar si se hace desde el corazón, es el arraigo marcado por la fe de aquellos que necesitan más , de los que menos tienen, de los que siempre tuvieron alta la balanza del prójimo, de la humildad, de la verdad con mayúsculas, en definitiva es el sentir de las gentes de un territorio pequeño marcado desde siempre por la generosidad y el agradecimiento, es Guadalupe, la morenita, la que concentra todas esas señas que siempre han marcado y definido a un pueblo, al pueblo gomero.

 

About Gomeratoday

Gomeratoday

Te puede interesar

El Ayuntamiento refuerza los medios de cara al inicio del curso escolar en San Sebastián de La Gomera

Más personal de limpieza, una mayor presencia policial y habilitar un nuevo acceso entre las …

El Ayuntamiento de San Sebastián prepara actividades de dinamización para el mercado municipal

El espacio estrenará en las próximas semanas una nueva imagen que vendrá acompañada de nuevos …

Translate »