Los laguneros protestan por la retirada del estanque de los patos de La Catedral

patos la catedralLos vecinos de La Laguna cargaron ayer contra el Ayuntamiento por eliminar el estanque de los patos de la Plaza de La Catedral. Los animales fueron retirados ayer del que ha sido su hogar durante 105 años con el inicio de las obras de remodelación de la Plaza y serán reubicados en el Parque de La Constitución. La pérdida de un lugar emblemático para los laguneros, que todos guardan en su memoria desde pequeños, es la principal queja de los ciudadanos. Algunos incluso creen que los últimos cambios en el casco podrían suponer la pérdida de la categoría de Patrimonio de la Humanidad.

“No sé cómo no nos han quitado este título si lo están cambiando todo”, aseguró ayer Elisabeth Marrero mientras observaba un estanque vacío y en cuyas vallas lucían cintas de colores y carteles que los ciudadanos habían atado como muestra de su indignación por la retirada de los patos. “Yo crecí con estos patos”. “Sácate la última foto, las decisiones unilaterales provocan la pérdida de señas de identidad de nuestra ciudad”. “Uno de los poquísimos recuerdos que tengo de mi madre es este estanque. Gracias por destruirlo”. Son algunas de las frases que podían leerse ayer en estas cintas y los carteles.

Algunos laguneros ni siquiera se habían enterado de que el pasado domingo era el último día que podrían ver a los patos en el estanque en el que han permanecido durante 105 años. Por eso, se mostraban sorprendidos al pasar por la Plaza como cualquier otro día y no ver a los animales. Al leer las cintas, mucha gente mostró su apoyo por esta iniciativa que, espontáneamente, se había realizado en apoyo de los patos. “Yo podría haber escrito eso”, decía Reina Hernández, en relación al escrito sobre el único recuerdo de una madre.

Los patos de La Catedral fueron trasladados hasta su lugar de cría, en Fuente Cañizares, según informó el concejal de Obras, Jonathan Domínguez, hasta que se realicen los trabajos necesarios en el Parque de la Constitución para poder ubicarlos. La previsión del edil es que las obras del nuevo estanque comiencen antes de final de año, por lo que los animales podrán estar en su nuevo emplazamiento antes de la próxima primavera.

Una de las principales razones que ha dado la Corporación municipal para eliminar el estanque de la Plaza de La Catedral son las condiciones en las que se encuentran los animales, con un escaso espacio, unas vallas que no los protegía y en el que el ruido del tráfico les afecta negativamente.

Los ciudadanos, por su parte, tienen sus propios motivos para creer que estas razones son insuficientes. Pablo Reyes, presidente de la Asociación de Vecinos del Casco, asegura que cuando se aprobó el proyecto de reforma de la Plaza, el estanque de los animales se mantenía en La Catedral solo que se rodaba hacia las Casas Capitulares, por lo que “no tiene sentido que luego se cambiase”. Reyes sí aprueba que se mejoren las condiciones de los patos, pero “el ruido de los coches también lo tendrán en el Parque de La Constitución, mientras que en el proyecto de traslado a una zona de la plaza junto a una calle peatonal el ruido les hubiera afectado menos”, recalca.
Jonathan Domínguez asegura que “el problema con los patos deriva de una normativa que prohíbe mantener en la ciudad una estanque con animales de granja, ya que no están permitidos en suelo urbano” y mantiene que “lo que busca la Corporación es mejorar la calidad de vida de estos animales”.

Pero estas razones no son lo suficientemente válidas para los laguneros, que encontraban en la plaza de los patos uno de los atractivos para llevar a pasear a sus hijos al casco y darle de comer a los animales. Juan Manuel Donate es uno de los que está en contra del traslado de los patos al Parque de La Constitución. “Aquí traía a mi hijo cuando era pequeño y considero que deben conservarse nuestros recuerdos y respetarse la opinión de los ciudadanos”. “Los políticos nos representan y no tienen por qué tomar decisiones sin contar con nosotros”, asevera.

Esta es la gran queja del presidente de los Vecinos del Casco, que solicita que “la gestión del patrimonio sea participativa y que los ciudadanos puedan intervenir en ella”.

Amaro Siverio afirma que “La Laguna ya no es un Patrimonio de la Humanidad, sino de la actualidad”. Este joven mantiene que se está modernizando la ciudad de tal manera que se está homogeneizando con el resto. “No estoy en contra de que se rehabilite la plaza, sino de que se eliminen los patos, que son un símbolo de la ciudad”.

Igual opinión tiene Miriam Romo: “Ya no reconozco La Laguna. Nos están quitando nuestros recuerdos. Es una lástima que estén eliminando los emblemas de la ciudad”. Julia Dorta, edil de Patrimonio, mantiene que “los patos seguirán siendo un símbolo y los vecinos tendrán más espacio para poder verlos a tan solo 200 metros de la que ha sido su ubicación”.

Saúl Darias asegura que “si los santacruceros tienen el recuerdo de la infancia de ir a la fuente del Parque García Sanabria, los laguneros tenemos el de echarle de comer a los patos”. El joven sostiene que “a La Laguna se le ha dado la categoría de Patrimonio de la Humanidad no solo por su trazado, sino por sus elementos tradicionales, y lo están eliminando todo”. “Si quitan todo lo que hace especial esta ciudad, será un lugar igual que el resto”.

Para continuar con las protestas por la eliminación del estanque y el traslado de los patos hasta el Parque de la Constitución, se ha convocado una concentración mañana, a las 18:00 horas, en La Catedral.

Yaiza Rodríguez/wwwlaopinión.com

About Gomeratoday

Te puede interesar

Comercio destina 500.000 euros a la rehabilitación de los mercados municipales de Altavista y El Puerto

La subvención que se otorga al Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria forma parte …

Sanidad detecta 17 casos positivos de COVID-19 en el cribado de Tenerife

Los positivos representan el 0,33% del total de las más de 5.600 muestras realizadas  La …

Translate »