La odisea de la UD Gomera

jugadors gomera ferryPEDRO PÉREZ/MARI RAMOS.- La revista de fútbol, Panenka, ha publicado en su web un amplio reportaje sobre la @UD Gomera. El mismo ha sido realizado por Mari Ramos, redactora de Gomeradeportes.com y Pedro Pérez, colaborador de diferentes medios de comunicación como son; Diario de Avisos o Tenerifedeportiva.com La idea con la que se plasmó esta publicación, es que desde cualquier punto de España y del mundo se puedan conocer las vicisitudes por la que pasa el conjunto gomero a la hora de poder competir, haciendo especial énfasis cuando lo hacen lejos de su terreno de juego. Un grano de arena más para que se pueda valorar el trabajo que se hace para poder sacar adelante a un equipo de fútbol y mucho más en una de las mal llamadas, islas menores.
Rememorando a Phileas Fogg, el personaje principal de Julio Verne en su novela La vuelta al mundo en ochenta días. Así es como se siente la UD Gomera cada dos semanas cuando tiene que desplazarse fuera de su isla a disputar la jornada correspondiente en el grupo canario de la tercera división, categoría que recuperó esta temporada tras no estar en ella desde la 94-95.
La isla fue la última de las Canarias en contar con aeropuerto, que fue inaugurado el 22 de junio de 1999. Antes, para poder competir fuera, el trayecto tenía que hacerse en barco exclusivamente. La construcción del recinto aeroportuario no supuso ningún cambio en el panorama de desplazamientos del conjunto representativo isleño; sus escasos dos vuelos diarios a Tenerife no dan para hacer muchas combinaciones y además da la casualidad que el patrocinador del club es una importante empresa naviera que ayuda en la economía del club, sufragando el 50% de los pasajes.

Vamos a situarnos en un fin de semana cualquiera en el que la UD Gomera tenga que desplazarse a cualquier lugar de Gran Canaria, la isla que exige el viaje más complicado.

La consecuencia de todo esto se hace palpable y visible, los jugadores llegan al campo con un gran cansancio acumulado, incluso en ocasiones con vómitos y mareos, por lo que el rendimiento no puede ser el mismo.

Todo comienza para algún jugador del sur de la isla de La Gomera, en Valle Gran Rey, alrededor de las cuatro de la mañana, hora en la que suena el despertador, para poder estar en San Sebastián a las 6.30, poco antes de que el barco zarpe del muelle de la capital. Media hora de trayecto y atraca en Los Cristianos, el puerto más cercano en el sur de la vecina isla de Tenerife. El siguiente paso es subirse a la guagua, hasta Santa Cruz de Tenerife -cerca de una hora- para embarcar en otro ferry de la misma compañía que lo llevará con destino al muelle de Agaete, al norte de las isla de Gran Canaria. Una vez en tierra toca nuevamente guagua hasta el lugar donde se disputa el encuentro que, dependiendo de donde sea, puede implicar incluso una hora añadida de trayecto.

KOComo se acumule algún retraso, por cualquier circunstancia, muchas veces los jugadores llegan con el tiempo justo para cambiarse y saltar a competir, todo eso contando que las condiciones climatológicas sean las normales y no haya habido mala mar.

Por aire, mar y tierra

A principios del mes de marzo del 2013, una potente borrasca que asoló el archipiélago, los dejó sin poder regresar desde Tenerife a casa durante tres días al quedar incomunicada la isla por aire y mar. Una vez concluido el partido toca deshacer lo andado y retornar a la isla colombina, llamada así por ser el último puerto en tierras castellanas que tocó Colón antes de partir a la conquista de América. En las mismas condiciones de la ida es el regreso, por lo que la vuelta puede culminar sobre las once de la noche del mismo día para los más lejanos al punto de atraque del ferry, acabando la jornada tras coger cuatro barcos y cuatro guaguas, muchas horas en trayectos, comidas en medio de los mismos y muchos, muchos kilómetros en sus cuerpos para poder rendir en plenitud de condiciones y sacar una temporada adelante.
Distinto es cuando se desplazan a otra isla que no sea Gran Canaria; salvo a Tenerife, cuyo viaje se realiza directamente por vía marítima, el resto de destinos se hacen en barco hasta Los Cristianos y luego trayecto hasta el aeropuerto del norte de la isla y avión a su destino, con idéntico camino de retorno.
Los desplazamientos a Lanzarote y Fuerteventura, por su parte, obligan a la expedición a hacer noche en sendas islas y retornar a casa en el primer vuelo de la mañana siguiente hasta Tenerife y luego deshacer el camino hasta La Gomera.
Junto a los viajes existe otro hándicap para la entidad. El escaso número de jugadores que hay en la isla: sólo seis equipos compiten en categorías senior, lo cual hace necesario fichar en la vecina isla tinerfeña. Esto es significativo a la hora de entender la gestión del vestuario. El grupo entrena dividido en dos: una parte en Santa Cruz de Tenerife y la otra en La Gomera. Esto se traduce en que sólo coincide la totalidad de la plantilla en el terreno de juego o cuando se junta en los trayectos previos a los choques.

www.gomeradeportes.com

About Gomeratoday

Te puede interesar

La Federación Tinerfeña de Fútbol oferta un curso federativo de entrenador de fútbol UEFA C

El Cabildo insular colabora en la difusión de esta acción formativa, de carácter semipresencial, prevista …

El Consistorio fomentará la cantera de fútbol municipal, con la adhesión al proyecto ‘Campus UDLP’

San Sebastián de La Gomera se une a la experiencia amarilla, del Club ‘Unión Deportiva …

Translate »