Los cursos de formación aportan a los sindicatos más de 300 millones al año

ccoo y ugtSe nutren de cotizaciones sociales, subvenciones estatales y ayudas regionales.

La primacía otorgada a los agentes sociales (tanto patronal como sindicatos) a la hora de encargarse de la formación en el mercado laboral español supone convertirlos en receptores de una gran cantidad de recursos públicos con orígenes diversos. Es más, cuando la crisis económica ya estaba en su pleno desarrollo, en el año 2011, los dos sindicatos mayoritarios, UGT y CCOO, tuvieron unos ingresos en el entorno de los 330 millones de euros por este concepto.

Fuentes sindicales aseguran que es la cantidad requerida para el funcionamiento de cientos, e incluso miles, de cursos dirigidos tanto a parados como a trabajadores que buscaban reciclarse, en un momento además en el que las políticas activas de empleo no habían presentado un recorte tan acusado como a partir de 2012, año en el que también entró en vigor la reforma de la ministra Fátima Báñez.

Es cierto que las cosas han cambiado, no sólo en cuanto a política laboral. Antes del citado año, las dos grandes centrales tenían plenamente abiertas varias fuentes de recursos para los programas formativos.

Por un lado, se encuentra la Fundación Tripartita, la súper-hucha de la formación, dado que es el organismo encargado de gestionar las cotizaciones en concepto de formación profesional que las empresas pagan en España y que supusieron 3.000 millones de euros.

Tanto UGT como CCOO recibieron en 2011 alrededor de 300 millones de este organismo para llevar a cabo sus programas formativos. La Fundación cuenta con, y los aplica, diversos mecanismos de control para asegurar que todo ese dinero se destine al fin adecuado.

También es cierto, con todo, que los grandes sindicatos se sustentan en un amplio entramado empresarial (en el que figuran incluso inmobiliarias) entre las que se encuentran empresas dedicadas a la formación controladas, en no pocos casos, al 100 por ciento, en cuanto a su profesorado y su organización interna, por ambas centrales.

Manteniendo buena relación

A UGT y CCOO llegó, además, dinero procedente de otras fuentes que no están directamente familiarizadas con el ámbito de la formación. Ése fue el caso del Estado, a través de sus Presupuestos Generales, con una partida de 26,6 millones de euros en uno momentos, la segunda legislatura del presidente José Luis Rodríguez Zapatero, en los que el jefe del Ejecutivo se esmeraba en mantener una relación particularmente estrecha con las centrales; no en vano llegó a asegurarse que el secretario general de UGT, Cándido Méndez, era todo un vicepresidente en la sombra.

La barrera de los 330 millones de ingresos en un solo año se puede ver fácilmente rebasada si se suman las subvenciones que las comunidades autónomas también aportaron a los sindicatos (y, por descontado, a las patronales) para poner en marcha los cursos de formación que diseñaron.

Se trata de unas partidas especialmente difíciles de rastrear y que, a menudo, se pagan en especie (por ejemplo, mediante rebajas en los alquileres que las centrales ocupan en edificios en el centro de las capitales de comunidades autónomas y que son de titularidad pública).

About Gomeratoday

Gomeratoday

Te puede interesar

Yaiza Castilla se sensibiliza con las afectados por la talidomida

La senadora gomera, Yaiza Castilla, defenderá en la Comisión de Sanidad y Servicios Sociales una …

ASG apoya en el Senado el reconocimiento de la jubilación anticipada de la policía local

La senadora de Agrupación Socialista Gomera, Yaiza Castilla, respaldó este miércoles la regulación del acceso …