Mas suerte que buena gestión (por Luis Hernández)

luis salvador hdezLa Gomera y Valle Gran Rey están de enhorabuena, pues el sector turístico sostenedor de gran parte de la población isleña ha alcanzando cifras de récord. Pero no nos engañemos, ni nos dejemos engañar, las buenas cifras no son fruto de una buena gestión: el turismo acude nuevamente en masa a las Islas Canarias por la recuperación económica de los países europeos, y por la inestable situación política de terceros países, como es el caso de Egipto, competidores directos con el archipiélago.

La casa se debe empezar por los cimientos, y el gasto en campañas publicitarias sin claros criterios ni resultados, son un despilfarro si primero no son capaces de mantener, cuando no fortalecer, la mejor campaña publicitaria que siempre ha existido y que no es otra que el “boca a boca”, lo que logró poner a La Gomera como destino turístico por todo el mundo cuando apenas existían medios de comunicación.

Digo esto, pues a tenor de lo que comentan los vecinos, en el municipio de Valle Gran Rey se están olvidando de que la mejor publicidad es la impresión que se lleven nuestro visitantes,  y que hace que propaguen nuestros encantos o miserias entre sus conocidos y actualmente con los portales de opiniones de internet a cualquier ciudadano del mundo.

No hace falta recordar que el perfil del turista que nos visita es el de un ciudadano europeo de clase media  (que hace un importante desembolso económico) y que tras esperar un año y recorrer miles de kilómetros llega a La Gomera buscando descanso y relax, y lo que se encuentra en Valle Gran Rey desde hace ya algún tiempo es el siguiente paisaje:

Llamémoslo “músicos de percusión y cuerda” por todas las esquinas, compatriotas europeos desaliñados rebuscando en la basura, “neohippies” acosando a los turistas para intentar venderles productos “artesanales” o alimentarios sin ningún tipo de control sanitario. Otros, los más asociales, sin ningún pudor se convierten en  grandes consumidores-vendedores de frutas tropicales sin haber pisado nunca un terreno agrícola más allá de para coger lo ajeno, a la par que tienden sus ropas en la misma Plaza de San Pedro, piden dinero a los visitantes, duermen, se asean o “van al servicio” en cualquier lugar, o incluso venden estupefacientes con total impunidad.

Esta es la situación que vive Valle Gran Rey desde hace unos meses, donde la solución no es fácil ni hay un único culpable. Culpable es desde la población que está tan acostumbrada a la renuncia que ha dejado que estas personas se apoderen de los espacios públicos, pasando por el Cabildo que está haciendo dejación de funciones al permitir el alojamiento y la acampada en el Sitio de Interés Científico Charco del Cieno y también y principalmente el gobierno local por su incapacidad manifiesta para buscar una solución en relación a este asunto.

También es en gran parte el resultado de la existencia de una vivienda particular que, sin reunir ningún tipo de licencia, ni medidas de seguridad,  se anuncia por el municipio como centro socio-cultural, realizando actividades y  dando alojamiento y comida (cobrando por todos sus servicios claro está; “hippies” sí, pero tontos no), mientras los cuerpos de seguridad y nuestros gestores del gobierno local e insular, pero también la  oposición (que parece estar ajena a los verdaderos problemas de los vecinos y se pierden en nimiedades), hacen la vista gorda. ¿Les suena de algo el Caso Madrid Arena? ¿Quién será el responsable si en una de esas fiestas nocturnas ocurriera alguna desgracia?

Lo dicho, estamos de enhorabuena, pero fruto más de la suerte que de la gestión política.

Luis Salvador Hernández Bethencourt                                                                                         La Gomera Se Mueve

About Gomeratoday

Gomeratoday

Te puede interesar

La voz de los canarios de Venezuela (por Casimiro Curbelo)

El silencio no puede ser la respuesta de Canarias al sufrimiento de la sociedad de …

Enseñar a pensar (por Álvaro Cabo)

Ya sabemos todos que a un rebaño de ovejas se las guía, manipula y engaña mucho …